Juan Carlos Márquez, exalto cargo de Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa) fue recapturado en Estados Unidos, tras su fuga en un avión a ese país norteamericano, después de que el juez lo puso en libertad con medidas cautelares.

 

Márquez es el presunto responsable de la firma de contratos por 4,5 millones de euros con Alejo Morodo, hijo del exembajador de España en Venezuela, por supuestas asesorías.

 

El arresto, la fuga y la recaptura

 

Márquez, quien era secretario general de Entes Corporativos de Pdvsa, fue detenido el jueves 18 de julio en el aeropuerto de Barajas, Madrid, por orden del juez de la Audiencia Nacional española, Santiago Pedraz, que investiga una trama de blanqueo de capitales en España de fondos relacionados con el expolio de la estatal Pdvsa. Además, está presuntamente involucrado el exembajador de España en Venezuela, Raúl Morodo.

 

Después de su arresto, Márquez fue puesto a disposición del juez Pedraz, quien le tomó declaración y lo dejó en libertad con medidas cautelares: régimen de presentación al juzgado y prohibición de salir de España.

 

No obstante, al salir de la Audiencia Nacional, el exalto cargo de Pdvsa, se dirigió al aeropuerto y sin impedimentos, tomó un avión a Chicago, Estados Unidos.

 

En pleno vuelo rumbo a Chicago, la Interpol detectó que Márquez no podía salir de España por orden judicial y por esta razón, a su llegada a Estados Unidos, se ordenó su deportación al país europeo de forma inmediata.

 

El destino de Márquez y el origen de la trama de corrupción

 

Ahora, Márquez será puesto a disposición judicial el próximo lunes 22 de julio y declarará ante el juez, José de la Mata, quien sustituirá a Pedraz. Esta nueva autoridad decidirá si será enviado a prisión, después de su fuga de España.

 

Márquez fue directivo de Pdvsa y uno de los hombres de máxima confianza de Rafael Ramírez, cuando era presidente de la estatal petrolera, durante la presidencia de Hugo Chávez. El exdirectivo es investigado dentro de la causa por la que el pasado mes de mayo se detuvo al hijo del diplomático español, Raúl Morodo, así como a otras 3 personas que se encuentran a disposición de un juez y quedaron en libertad con medidas cautelares. Entre ellas, Carlos Prada, venezolano residenciado en España y socio de Alejo Morodo en España, en otra sociedad en Panamá; así como la esposa de él y la pareja de otro de los involucrados.

 

El catedrático de Derecho Constitucional, Raúl Morodo, embajador de Venezuela durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, no fue detenido por su avanzada edad: 84 años. Sin embargo, el juez lo citó investigado y figura como protagonista de la trama.

 

Márquez aseguró a la Fiscalía que a pesar de aparecer como firmante de los contratos, su cargo en Pdvsa era de carácter simbólico y afirma que los firmó por delegación de otras personas.

 

En la causa se investiga el cobro de 4,5 millones de euros de Pdvsa por parte de Morodo hijo, a través de supuestos contratos falsos de asesoría legal. De acuerdo al diario El País los contratos con la petrolera se suscribieron entre 2008 y 2013, mientras que la agencia de noticias EFE sostiene que fue entre los años 2012 y 2015, cuando Raúl Morodo ya no ocupaba el cargo de embajador en Venezuela. 

 

La Fiscalía Anticorrupción presume que el dinero fue blanqueado mediante una compleja trama de sociedades creadas por Alejo Morodo y otras personas involucradas. Además, se sospecha que parte del dinero fue lavado después con inversiones inmobiliarias en España.  

 

A los investigados por este caso se les imputan los delitos de blanqueo de dinero proveniente de corrupción en las transacciones comerciales internacionales, así como falsedad documental y delito fiscal.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook