El Congreso de los Diputados de España no ha respaldado este martes la candidatura de Pedro Sánchez para ser investido como presidente del Gobierno.

 

De acuerdo con información publicada por RT, tras celebrarse el debate con los portavoces de todos los grupos parlamentarios, la votación celebrada este martes se ha cerrado sin que Sánchez haya alcanzado el apoyo de al menos los 176 diputados que representan la mayoría absoluta de una Cámara con 350 escaños.

 

El resultado ha contado con 124 votos a favor: los 123 del Partido Socialista al que pertenece el candidato y uno del Partido Regionalista de Cantabria (PRC).

 

Los 170 votos en contra han sido del Partido Popular (66), Ciudadanos (57), Vox (24), Esquerra Republicana de Catalunya (14), Junts per Catalunya (7), Navarra Suma (2), Coalición Canaria (2) y la número dos de UP, Irene Montero.

 

Por la abstención han optado 52 parlamentarios: los de Unidos Podemos (41), Partido Nacionalista Vasco (6), EH Bildu (4) y Compromís (1).

 

La negociación entre el Partido Socialista y Unidas Podemos ha sido tensa. Hace un par de semanas, el partido de Pedro Sánchez ni siquiera contemplaba la formación de un Gobierno de coalición, que es lo que ahora se está negociando, reseñó RT.

 

Por su parte, desde UP no se barajaba que su líder no entrase en el Consejo de Ministros, mientras que el viernes pasado Pablo Iglesias sorprendía aceptando ese veto socialista, para no ser un «escollo» para llegar a un acuerdo.

 

Pero durante las intervenciones de ambos líderes en estas dos jornadas se ha visto que el acuerdo entre las formaciones aún no está cerca. Lo que ha trascendido hasta ahora es que los socialistas habían ofrecido a la formación de Iglesias una vicepresidencia y dos ministerios (Vivienda y Deportes), citó RT.

 

De hecho, la actual vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, ha desvelado que ofreció a la número 2 de UP, Irene Montero, una vicepresidencia.

 

Desde UP consideran que se trata de una oferta «decorativa», sobre todo por las pocas competencias y poco presupuesto que se manejaría, lo cual les impediría llevar a cabo las políticas que pacten, en su opinión.

 

Sin embargo, a lo largo de la mañana de este martes parece que ha habido una evolución entre los dos partidos progresistas. Así, a primera hora, la postura de UP era ‘no’. Sin embargo, en el momento de la votación presencial el grupo parlamentario evolucionó hacia la abstención.

 

Tras este resultado, Pedro Sánchez tendrá una nueva oportunidad de sacar adelante su investidura dentro de 48 horas. Si en esta ocasión necesitaba una mayoría absoluta, el próximo jueves le bastará con una mayoría simple, es decir, que el Sí supere al No.

 

Rubén Tejedor, consultor político, opina que lo que pide Unidas Podemos «no es descabellado», pero que «Pedro Sánchez y Pablo Iglesias están echando un pulso» en el cual los socialistas pretendían conseguir un «Gobierno en solitario», mientras que el objetivo de UP era «entrar en el Gobierno con ministerios de peso», destacó RT.

 

El experto cree que esta situación se puede resolver en 48 horas, cuando se producirá la próxima votación, aunque sostiene que «la clave no la tiene solamente Unidas Podemos», sino que hace falta también «que el Partido Nacionalista Vasco cambie el sentido de su voto de la abstención al Sí».

 

 

(AVN) 

Comentarios Facebook