El maestro venezolano Carlos Cruz-Diez no se limitó al estudio del color para ser plasmado en obras de museo. Su intención era que viviéramos experiencias cromáticas y encontró la mejor manea de hacerlo: en las activas calles donde todos pueden disfrutar de caminar sobre sus creaciones artísticas.

 

Así nació la obra “Color aditivo”, como llamaba el artista a estas intervenciones en espacios públicos, basadas en sus investigaciones sobre el fenómeno cromático. Se fundamenta en la interacción del ojo con los colores cuando se colocan uno al lado del otro.

 

Este tipo de cruces peatonales se han realizado en Caracas, seguido de otros en Fortaleza (Brasil), Barranquilla (Colombia), México, Marsella (Francia), Colchester (Reino Unido), Houston y Miami Beach (Estados Unidos), entre otros.

 

En este sentido, el museo de arte contemporáneo The Broad, en Los Ángeles, le solicitó al artista cinético venezolano Carlos Cruz-Diez, quien falleció el sábado 27 de julio, la intervención de 4 cruces peatonales frente a este recinto, que fue realizada en colaboración con Articruz y cruz-Diez Foundation.

 

La Second West Street y Grand Avenue en el centro de la ciudad de Los Ángeles está iluminada con franjas naranjas, verdes y azul celeste.

 

De acuerdo al diario Los Ángeles Times, citado por Prodavinci, el maestro Cruz Diez diseñó la obra en un mes que fue ejecutada por estudiantes de la Escuela de Artes Visuales y Escénicas Ramón C. Cortines.

 

En un correo electrónico enviado a la agencia de noticias francesa AFP, el artista venezolano expresó: “Siempre he pensado que el arte no es solamente para estar colgado de un clavo en un museo o en una colección privada”.

 

“El arte es para el disfrute de la gente, el arte es comunicación, y la calle y lugares de trabajo son sitios propicios para manifestarse y comunicar el discurso del artista”, indicó Cruz-Diez.

 

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook