Un ladrón de carros quedó colgado por los pies de una cuerda luego de ser perseguidos por unos vecinos que lo capturaron y golpearon como a una piñata. El suceso e registró en la localidad mexicana de Tonalá, en el estado de Jalisco.

 

De acuerdo con la policía, el delincuente robó una camioneta donde se encontraba una menor de 5 años. Luego de recibir la denuncia, comenzó la persecución que llegó a su fin cuando este abandonó el vehículo frente a una iglesia de la zona a la que ingresó y subió al tejado para evitar su captura.

 

Al sentirse acorralado, el ladrón amenazó a los presentes con suicidarse pero en un descuido, le fue atado uno de sus pies y cuando saltó, quedó guindando y expuesto a ser golpeado con palos como si de una piñata se tratase. La situación fue tan semejante que le gritaban: “dale, dale a la piñata”, mientras era castigado.

 

El párroco de la iglesia rechazó el acto de agresión contra el ladrón que fue llevado a un centro de asistencia médica para ser atendido.

 

Además, los policías fueron felicitados por el rescate de la infante sana y salva pero se les abrió una averiguación por el delito de lesiones al ser copartícipes de un acto de linchamiento.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook