El sistema de salud en Colombia es un sistema mixto (público y privado), pero en aras de evitar la saturación en el sistema público, los funcionarios de las Empresas Prestadoras de Salud (EPS) deciden quiénes deben ser atendidos y quiénes no.

 

En la Constitución Política (CP) de 1991 se establece que el Sistema General de Seguridad Social en Salud (SGSSS) “cubre a todos los residentes en el país”, pero nada dice de las personas que estén de tránsito en territorio colombiano o que estén en condición de refugiados o inmigrantes.

 

Quizás por este motivo fue que dejaron morir al músico venezolano Fernando Colina, a quien no quisieron atender en varios hospitales colombianos y falleció a causa de una peritonitis en el municipio de Villa del Rosario en la zona fronteriza con Venezuela.

 

Haydé Polanco, esposa de Colina, denunció que en el hospital de Villa del Rosario le dijeron: “Tienen que esperar. Ustedes son venezolanos, acá el colombiano es una cosa y el venezolano es otra. Hay que tener un carnet para poder tener salud acá”.

 

En 2017 la gerencia del hospital de Villa del Rosario le informó al diario La Opinión de Cúcuta, que la deuda por la atención de pacientes venezolanos era de 120 millones de pesos, y que no se sabía quién la pagaría.

 

Los restos del percusionista y compositor de la Banda Show Panamá y quien se hizo famoso por la conocida Sopa de Caracol, San Martín, Muévelo, entre otros temas bailables, serán traídos este jueves a Venezuela.

 

Carlos Granadillo, pianista de la banda, denunció que “nunca tuvo atención médica, no se le llegó a hacer un diagnóstico. En uno de los centros de salud le dijeron que lo podían atender a partir del 15 de agosto. Estuvimos paseando por la Cruz Roja, por el hospital de Villa de Rosario, en tres oportunidades, no lo atendieron solo le dieron analgésico. No le hicieron exámenes, presumíamos que tenía algo en el hígado, estuvo muy mal con diarrea y vómito. Él se muere al parecer por una peritonitis, botaba heces por la boca con sangre”.

 

Pero el sistema de salud no sólo es excluyente para los extranjeros, sino para los propios colombianos. La CP contempla que “El acceso a la Seguridad Social en salud se garantiza sin discriminación a las personas residentes en el territorio colombiano y que la afiliación al SGSSS es obligatoria, pero no aclara cómo sería el acceso a la salud de las personas que estén desempleadas o que pertenezcan a los sectores pobres del país.

 

Colombia es considerado uno de los países de América Latina con la cobertura más alta en salud, pero el 70% de los afiliados está insatisfecho con el servicio según una encuesta del Banco Interamericano de Desarrollo, debido a las trabas administrativas impuestas por algunas EPS a sus usuarios, o la negación de tratamientos que deberían cubrir, así como por los tiempos de espera demasiado largos para la consecución de una cita.

 

El problema, según el profesor Alejandro Arrieta, de la Universidad Internacional de la Florida en Miami, es que aunque están asegurados, el acceso al sistema de salud es difícil.

 

Esta es la razón por la cual miles de ciudadanos colombianos cruzan la frontera diariamente hacia Venezuela por Táchira y Zulia, para atender sus problemas de salud u odontológicos de manera gratuita.

 

(La Tabla)

 

Comentarios Facebook