En Naguanagua, estado Carabobo, fue desmantelada una red dedicada al abuso sexual y trata de blanca de menores de edad, que trabajaba amparada en la fachada de una supuesta fundación que atendía a pequeños en situación de riesgo.

 

“Me informaron que en esta Asociación Benefactora de Ayuda al Niño Sin Asistencia (Abansa), ubicada en el barrio Güere, sector Valle Fresco de Naguanagua, se estaban produciendo múltiples atrocidades a los menores que son albergados ahí”, señaló el comisario general, jefe de la región estadal del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) en Carabobo, José Gregorio Domínguez.

 

Según reportes de medios de comunicación, por este caso fueron detenidos y puestos a las órdenes del Ministerio Público Etni Bautista Salazar Peinado, de 57 años de edad, director de la fundación; Sharon Esther Lizcano de Castro, de 51 años y que aparece como subdirectora; y Olivia Del Valle Brito Salazar, de 56 años de edad, coordinadora nacional de la institución. Los cuerpos de seguridad buscan a una cuarta persona identificada como Eduar Eliu Montilla, quien sería el autor material de los abusos sexuales y los maltratos físicos a los menores de edad.

 

Las investigaciones realizadas por el Cicpc determinaron que los menores allí albergados eran abusados sexualmente, golpeados y se encontraban desnutridos. En total, 12 menores de edad estaban bajo el “cuidado” de estas personas. Todos presentaron hematomas y evidentes rasgos de desnutrición.

 

Los exámenes practicados por medicina legal determinaron que 5 varones y 3 niñas sufrieron abusos sexuales en múltiples ocasiones, en este grupo están incluidos dos niños con autismo.

 

Según su página web, la Fundación Abansa tiene varias sedes en el país y se describen como una asociación sin fines de lucro “que tiene como objetivo la protección de niños en situación de peligro. Con el propósito de hacer prevención primaria al problema delictivo del país”.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook