«Es tanta la impunidad en la sociedad chilena, que El Mercurio se permite publicar este tipo de provocación», escribió en su cuenta Twitter una persona identificada como @camiloparada. Esa fue apenas una entre las miles de reacciones que generó un remitido inserto como publicidad en la página C-5 del diario chileno, en el que se hace apología del sanguinario dictador Augusto Pinochet y se justifica el golpe contra Salvador Allende, perpetrado hace 46 años, bajo el argumento de que gracias a lo ocurrido, Chile se salvó de ser como hoy es Venezuela.

 

El material va suscrito por una lista de personas que, según señalan los comentaristas locales, no son figuras muy prominentes y probablemente sean beneficiarios directos o familiares de quienes obtuvieron provecho durante la dictadura de 17 años de Pinochet.

 

En ese lote de empresarios que alcanzó su mayor desarrollo en ese oscuro período se cuentan, entre otros, la familia del presidente Sebastián Piñera y los Edwards, propietarios del diario donde se publicó el comunicado.

 

En años anteriores, El Mercurio había permitido publicaciones parecidas, pero mucho menos directas. En diversos círculos se indicó que ello es una señal de cómo avanza la tesis negacionista, propalada por quienes no admiten que el de Pinochet haya sido un gobierno de facto, violador de los derechos humanos y perpetrador de delitos de lesa humanidad.

 

El remitido convalida el golpe de Estado con el alegato de que “Allende utilizó la violencia y la ilegalidad para imponer una dictadura marxista leninista”. Para probar que el de Allende era un gobierno violento, citan una declaración del secretario general del MIR, Miguel Enríquez, en la e este decía que “Los revolucionarios y los Trabajadores deben extender las tomas de fábricas y fundos. Todas las formas de lucha se harán legítimas”.

 

Agregan una supuesta cita de José Gregorio Liendo, «el Comandante Pepe». A este dirigente del MIR le atribuyen haber dicho que “tiene que morir un millón de chilenos… con menos muertos no va a resultar”. Liendo, por cierto, fue detenido y fusilado tres semanas después del golpe del 11 de septiembre de 1973.

 

Para completar su apología de Pinochet, el inserto incluye frases de personas que apoyaron el violento derrocamiento y magnicidio de Allende, como el expresidente Gabriel González Videla, quien dijo en la misa de la gratitud nacional (organizada por la alta jerarquía eclesiástica chilena) que “no tenemos palabras con que agradecerles a las Fuerzas Armadas”.

 

Otra destacada cita fue la del entonces presidente del Colegio de Abogados, Alejandro Silva Bascuñán, quien dijo que “el 11 de Septiembre puso término a un gobierno que se había convertido en ilegítimo por sus excesos y atropellos”.

 

“La tragedia de Chile ayer es la tragedia de Venezuela hoy”, cierra el inserto firmado por más de 50 personas.

 

La inclusión del remitido en la edición de El Mercurio fue anunciada con anticipación por personas con acceso a las interioridades del poderoso medio de comunicación. El martes circuló intensamente por las redes, despertando las primeras reacciones. «No creo que El Mercurio publique eso. Hay límites en el universo», comentó una tuitera la noche anterior. Pero se equivocó porque sí fue publicado.

 

El material ha sido calificado como incitación al odio, provocación, falta de respeto brutal y festejo del período más oscuro de la historia de Chile. No faltó quien dijera que es la demostración de que debe aprobarse una ley que sancione severamente al negacionismo de los crímenes dictatoriales. Los más moderados cuestionaron a los autores de la proclama porque no dicen ni una sola palabra acerca de los excesos cometidos por el régimen de ultraderecha. Tratando de darle un toque de humor, un tuitero llamado @patogamblin se limitó a comentar: «Hoy El Mercurio viene con un inserto especial para prender la parrilla».

 

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook