El líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, posó del brazo con los cabecillas de la mafia colombiana de la droga. Los opositores del gobierno necesitan una explicación.

 

El autoproclamado «presidente interino» de Venezuela, Juan Guaidó, sigue bajo presión. Ahora se han hecho públicas las fotos que lo muestran con dos líderes de los paramilitares fascistas de Colombia. Wilfredo Cañizares, director de la organización colombiana de derechos humanos «Fundación Progresar», difundió las fotos el jueves (hora local) a través de Twitter.

 

Al parecer, las fotos fueron tomadas el pasado mes de febrero, cuando Guaidó cruzó la frontera con Colombia, justo a tiempo para la provocación del 23 de febrero, cuando militantes de la oposición venezolana trataron de cruzar la frontera con Venezuela con varios camiones. Esto podría evitarse. Pocos días después, el portal de Internet estadounidense Bloomberg informó que ese día unos 200 soldados fuertemente armados estaban listos para entrar a Venezuela por territorio colombiano. El ataque abierto sólo fue detenido en el último minuto por el Gobierno colombiano, dijo Bloomberg.

 

Dos días después, el 25 de febrero, se celebró en Bogotá una cumbre en la que Guaidó pudo participar como «presidente de transición» de Venezuela. No dio respuestas concretas a las preguntas de los periodistas sobre cómo había logrado llegar a Colombia. Pero incluso entonces hubo informes de que Guaidó había contado con la ayuda de los paramilitares, especialmente porque la zona por donde se suponía que se había cruzado la frontera estaba controlada por los escuadrones de la muerte de ultraderecha.

 

«Lo dijimos desde el primer día: la entrada de Juan Guaidó en Colombia el 23 de febrero se coordinó con Los Rastrojos», comentó Cañizares el jueves sobre las fotos que muestran al «presidente interino» de la mano de Alberto Lobo Quintero alias «Hermano» y John Jairo Durán alias «El Menor». Los dos hombres fueron arrestados en junio por las fuerzas de seguridad colombianas. Según los informes de los medios de comunicación, se entregaron porque temían por sus vidas debido a los enfrentamientos con otras bandas de narcotraficantes. Los Rastrojos son una banda fundada alrededor de 2006 por la mafia colombiana de la droga, que lucha como escuadrones de la muerte contra otras bandas criminales y organizaciones guerrilleras de izquierda. En el lado venezolano de la frontera, la banda también es activa en el contrabando de drogas y petróleo. También son responsables de innumerables secuestros y asesinatos.

 

Según Cañizares, el paso fronterizo de Guaidó tuvo lugar en Guaramito. Los paramilitares lo acompañaron hasta Agua Clara, donde fue recibido por funcionarios del ayuntamiento de Cúcuta y del gobierno regional de Norte de Santander. “Tenemos reportes de residentes que los paramilitares de Los Rastrojos los obligaron a encerrarse en sus casas por 24 horas hasta que el Sr. Juan Guaidó llegó a Agua Clara”.

 

El propio Juan Guaidó aún no ha hecho comentarios sobre los informes. Como informó el semanario colombiano Semana, debía pronunciarse el jueves a la estación de radio La W Radio. Sin embargo, la entrevista no se llevó a cabo porque no había electricidad en el lugar donde se alojaba, según su portavoz Alberto Ravell. Él asume que su jefe no sabía con quién posaba: «El presidente Guaidó no exige identificación a los que quieren una foto con él». El jueves Guaidó sólo anunció en Twitter que había asistido a la misa en Caracas por el 367° aniversario de la aparición de la patrona de Venezuela, «Nuestra Señora de Coromoto».

 

(Jungewelt/André Scheer)

Comentarios Facebook