La economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Gita Gopinath, manifestó el respaldo de este organismo al Gobierno de Ecuador por el acuerdo alcanzado con el movimiento indígena, que puso fin a 11 días de protestas contra medidas económicas anunciadas por el presidente Lenín Moreno.

 

Ese acuerdo permitió la derogatoria del decreto 883, que establecía la eliminación de los subsidios a los combustibles en el país suramericano, medida que había sido tomada por el Gobierno en respuesta a un préstamo conseguido con el FMI.

 

Gopinath señaló que «son tiempos difíciles» para Ecuador y que apoya «a las autoridades». «Nos gustaría que las reformas se lleven a cabo y que sean exitosas», manifestó en una conferencia de prensa desde Washington, EE.UU., durante la presentación de un informe económico.

 

Además, dijo que el FMI celebra que se intente «reunir a todas las partes interesadas y que se tomen las decisiones sobre las reformas macroeconómicas, teniendo en cuenta a las comunidades que van a ser afectadas».

 

Actualmente, tras la derogatoria del decreto 883, una comisión integrada por representantes del Gobierno ecuatoriano, movimiento indígena y los mediadores —la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Conferencia Episcopal Ecuatoriana— trabajan en la redacción de un nuevo decreto sobre ese tema de los subsidios a los combustibles.

 

Sin embargo, a la par, la administración de Moreno revisa un paquete de reformas laborales y tributarias que enviará al Parlamento.

 

Este es el escenario actual en Ecuador, tras las protestas que se vivieron entre el 3 y el 13 de octubre, que dejaron un saldo de ocho muertos, 1340 heridos y 1152 detenidos, según cifras de la Defensoría del Pueblo.

 

(RT)

Comentarios Facebook