Carlos Andrés Pérez impuso el paquete neoliberal del FMI y a los 14 días, estalló el Caracazo. El líder adeco había fanfarroneado: “Un paquete económico así solo lo pueden imponer Pinochet en Chile, por su dictatorial poder militar, y yo en Venezuela, por mi altísima popularidad”. Ni lo uno ni lo otro. Su popularidad se difuminó en tres sangrientos días (27, 28F y 29F de 1989).

 

El tirano chileno mantendría su paquete criminal durante años “sobre un pedestal de cadáveres”, pero no infinitamente. Esta mañana las grandes alamedas se abrían ante el paso heroico del estudiantado chileno.

 

(Por Earle Herrera)

Comentarios Facebook