Este lunes 28 de octubre, el expresidente de Ecuador, Rafael Correa, advirtió los peligros que se avecinan en esa nación, de aprobarse la ley “urgente” propuesta por el actual jefe de Estado, Lenín Moreno, que sin duda “quebrará al país y destrozará su economía”.

 

Correa dijo “ojalá haya patriotismo todavía en la Asamblea y rechacen una ley tan absurda”, porque de aplicarse “solo beneficiará a los banqueros y no a los ecuatorianos”.

 

El exmandatario nacional teme “que lo peor está por venir, esa ley económica urgente es irresponsable, es un saqueo y nos va a llevar a una nueva crisis como la de los 90 porque son las mismas leyes de los 90”, expresó a través de un video en Twitter.

 

A su juicio, “un banco central independiente del Fondo Monetario Internacional y de la banca no responde al país, sino a esos intereses. Cambiar el control bancario, la junta monetaria, por una sin presencia del Estado, para que sean los mismos representantes de los bancos los que controlen, ellos no van a controlar absolutamente nada”.

 

Aseguró que “bajar” el impuesto a la salida de divisas, solo servirá “para que puedan sacar la plata sin que les cueste”, mientras, que “reducir o eliminar el coeficiente de liquidez doméstica de los bancos, lo que los bancos tenían que tener en el país, de nuestra plata ya lo pueden sacar y eso puede destrozar la economía y la dolarización”.

 

Correa recordó además que hace dos años y medio, no se equivocó cuando anticipó sobre los riesgos del paquetazo, que saldó la vida de varios ecuatorianos y fuertes protestas.

 

“La traición, la corrupción, la ineptitud acabaron con un país que era ejemplo para el mundo entero, que sorprendía a la comunidad internacional”, todo por un paquetazo que “no era necesario”.

 

“Ya se vieron las primeras cifras de deuda, mintieron, pero ellos generaron una crisis inducida, bajándose impuestos, aranceles, aumentando gastos innecesarios y cortando las fuentes de financiamiento nacional, como la seguridad social y el banco central”, todo por el paquetazo.  

 

Señaló que ahora el actual Ejecutivo tiene que mandar esos recursos al exterior a financiar a Estados Unidos, para obtener 0,5  por ciento, mientras nos tenemos que endeudar al 7 y 8 por ciento, “tenemos una economía boba, torpe”.

 

El proyecto de ley de Moreno, ha encendido las alarmas en el país, porque tiene además, cargas tributarias que generan muchas dudas, y una serie de impuestos, que los mismos aliados del Gobierno, afines al sector empresarial, no comparten.

 

No solo se gravarán servicios telefónicos o de Internet, inmuebles o vehículos, sino que se busca dar más autonomía al Banco Central de Ecuador, para que sea manejado por privados.

 

Para el asambleísta de origen indígena, Luis Pachala, pero afín al movimiento bancario Creo, el Banco Central debe desligarse del control estatal.

 

De aprobarse la Ley se reduciría impuestos a la salida de divisas y se generaría cambios en los sistemas de control financiero y bancarios, tras imposiciones del FMI, dice el asambleísta revolucionario Juan Cárdenas.

 

Con los plazos sobre la mesa y corriendo, la Asamblea Nacional tiene hasta el 21 de noviembre para debatir este proyecto de ley económica urgente, mientras tanto la Confederación de Nacionalidades Indígenas, ha convocado a un consejo ampliado, para decidir si siguen o no en la mesa de diálogos con el Gobierno.

 

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook