fbpx
#LoÚltimo
El Pueblo y la Asamblea Nacional construyen Ley de Semillas Revolucionaria: acá le contamos todo
Marzo 11, 2015 - 38 Vistas
La Iguana Google Plus

AN-CCC.jpg

Desde octubre del 2013 se ha estado debatiendo y construyendo colectivamente la nueva ley de semillas del país. Esta nueva ley recoge todo el legado del Comandante Chávez presente en nuestra Constitución Bolivariana que establece  que: no se pueden privatizar los seres vivos ni los conocimientos e innovaciones de los pueblos indígenas.

 

Asimismo, esta ley recoge la declaratoria de una Venezuela libre de transgénicos que hizo el Comandante  y la denuncia del agronegocio y las semillas transgénicas como una amenaza para la soberanía de los pueblos y la salud de la humanidad.

 

Hoy este proceso de Debate Popular Constituyente en torno a la semilla como fundamento de la soberanía alimentaria  se ha materializado en la propuesta de una nueva ley que será presentada en su segunda discusión en la Asamblea Nacional. A lo largo de este proceso se realizaron 5 debates populares organizados por el movimiento popular por la nueva ley de semillas en los estados Lara, Carabobo, Barinas, Mérida, Aragua y Anzoátegui. A partir de estos se construyó la exposición de motivos, estructura y objeto del proyecto de ley que fueron aprobados en primera discusión en la Asamblea Nacional el 14 de octubre del pasado 2014.

 

A partir de esta aprobación la comisión de desarrollo económico y finanzas de la Asamblea Nacional inicia el proceso de consulta pública en los estados Guárico, Zulia, Táchira, Mérida, Anzoátegui y Aragua, además de discusiones organizadas por el poder popular en Distrito capital, Lara y Carabobo.

 

Todo este proceso promovió un debate amplio en el que participaron los movimientos campesinos, agroecológicos, feministas, estudiantiles, de la comunicación popular, activistas de software libre, e investigadores,  tanto nacionales como de la patria grande; así como instituciones aliadas del proceso de transformación del modelo productivo ecosocialista y la defensa de la vida.

 

Hoy ese trabajo colectivo se ha materializado en un proyecto de ley de semillas revolucionaria que promueve las semillas indígenas, campesinas y afrodescendientes así como la revitalizacion de los conocimientos tradicionales asociados a estas semillas. Reconociendo al poder popular organizado en diferentes instancias como el Consejo Popular de Resguardo y Protección de la Semilla Local, Campesina, Indígena y Afrodescendiente, los sistemas participativos de garantía de calidad, centros de acopio y resguardo de semillas, así como a las maestras y maestros pueblo y las formas tradicionales de organización popular. 

 

Este reconocimiento de lo que el discurso tecnocrático  llama “sistema informal de semillas” y que es responsable de la producción de al menos el 80% de las semillas del sur global, en esta nuevo proyecto de ley constituye el sistema de la semilla diversa, que ha estado en manos del pueblo durante generaciones y que ha resistido en los conucos y parcelas de las familias campesinas guardianas de este patrimonio cultural y biológico, lo cual garantiza su protección y promueve la revitalización de su sistema de producción, distribución, circulación, intercambio y consumo, bajo el principio de corresponsabilidad.

 

Asimismo, desde la noción de conocimiento libre reconocida en la legislación nacional, se crean las licencias de semilla libre como un mecanismo legal que protege a los conocimientos e innovaciones asociados a la semilla de las patentes y derechos de propiedad intelectual, llamados en el sector semillero “derechos de obtentor”. Estos derechos de obtentor han permitido a las corporaciones semilleras arreciar con mas fuerza en los últimos años contra las semillas campesinas a través del control monopólico del mercado semillero y la imposición de semillas transgénicas que causan graves daños a los sistemas alimentarios. Estas licencias tiene como finalidad proteger a las semillas  de la apropiación privada que restringe los derechos de mejorar, utilizar y compartir las semillas, a través de un contrato de derechos no exclusivos; es decir, estas licencias de semilla libre garantizan en carácter antipatente del proyecto de ley de semillas.

 

Este es un aporte de las y los activistas por el conocimiento libre, que vienen construyendo también en un debate amplio la propuesta de Ley de acceso al conocimiento libre junto a la Asamblea Nacional. 

 

Finalmente cabe destacar como uno de los elementos centrales del proyecto de ley: la prohibición de la producción, importación, comercialización, distribución, liberación, uso y multiplicación de semillas transgénicas, reconocidas como una amenaza para la agrobiodiversidad, para la salud de los pueblos y para la soberanía del Estado. También se reconoce en la propuesta legislativa al sistema convencional de semilla sujeta a certificación y se establece la regulación de las importaciones de semillas por parte del Instituto nacional de semillas.

 

Es así como esta propuesta de ley articula a las instancias del poder popular y a las instituciones del estado con el objetivo de fortalecer la soberanía alimentaria y la transformación del modelo productivo hacia el ecosocialismo, como lo establece el plan de la patria 2013- 2019.

 

De este modo, el pueblo y la Asamblea Nacional, en un ejercicio de legislación participativa y corresponsable, concretan en una ley clave en esta coyuntura de Guerra Económica, el legado del Comandante Chávez.

Venezuela Libre de Transgénicos, Gran Polo Patriótico Simón Bolívar

 

(Nota de Prensa)