Unos 150 venezolanos abandonaron el hotel Casablanca, situado en el distrito Ate Vitarte de Perú, por recibir amenazas de muerte de sus vecinos peruanos.

 

Este nuevo acto de violencia contra los venezolanos sucedió el pasado martes 29 de septiembre, luego de un operativo de fiscalización contra mototaxistas en el que se generó un enfrentamiento entre autoridades y conductores, quedando heridos de ambas partes.

 

Uno de los venezolanos afectados relató que un grupo de vecinos de una localidad llamada ‘Cooperativa 27 de abril’ fue a buscarlos al hotel pensando que los venezolanos estaban involucrados en el enfrentamiento.

 

‘‘Ciudadanos peruanos inician una cacería (…). Es importante resaltar que nosotros no tuvimos nada que ver en lo sucedido del día martes; al contrario, recibimos amenazas y ofensas’’, dijo uno de los venezolanos afectados, quien además aseguró que prácticamente fueron secuestrados, por lo que tuvieron que solicitar apoyo a las autoridades locales.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook