crocs-c.jpg

Vivimos en una vorágine de consumismo desmesurado en el que atendemos a modas, precios baratos, compras compulsivas e importaciones de todo tipo de productos venidos de lugares en los que muchas veces se está explotando sin ningún escrúpulo como esclavos a personas para obtener rápido y barato todo tipo de productos que en muchas ocasiones son un grave riesgo para la integridad física de todos, especialmente los niños, víctimas del egoísmo del mundo industrializado y de la ignorancia de los padres.

 

Por favor, analicen, estudien y actúen con inteligencia en todos los aspectos de la vida especialmente en aspectos como la alimentación, los medicamentos o la vestimenta. No crean que sus gobiernos les van a proteger de muchos daños, a veces, irreparables de por vida. Por recordar un ejemplo aquí ya publicado, muchos gobiernos desarrollados está importando el mortal y cancerígeno amianto disfrazado tras el nombre de crisotilo en todo tipo de productos al alcance de la mano de su hijo.

 

Recuerden siempre: la ignorancia mata.

 

En este caso, lean y sean conscientes del grave peligro que puede encerrar un simple zapato.

 

Cierto tipo de sandalias tipo hawaianas (made in China) se fabrican con resinas y elastómeros plásticos tóxicos provenientes de recipientes usados para almacenar agrotóxicos, y se pintan con colores tóxicos con un altísimo contenido de plomo. ¡El efecto es catastrófico!

 

Este texto iba acompañado de unas imágenes realmente desagradables de daños epidérmicos ocasionados por unas sandalias playeras, que empiezan a venderse y que parecen ser una falsificación de las conocidas sandalias hawaianas fabricadas por China.

 

Lo terrible del asunto está en que no queda claro donde recae la responsabilidad, si se trata de un error de uso de materias primas o de una acción deliberada, lo cual provocará no pocas demandas a la firma, por los perjuicios que causarán en miles o quizás más personas.

 

Tampoco el mensaje habla de si están siendo retiradas del mercado estos artículos o si es algo que escapa de un riguroso control.

 

Como vemos amigos, estamos todos expuestos al peligro, China en su condición de megafabricante, exporta a casi todo el mundo sus productos a módicos precios. Las lesiones que pueden causar estas mercancías son realmente muy dañinas.

 

Tanta campaña en el adecuado uso de materiales biodegradables y el reciclaje de los mismos para implementar los conceptos básicos del medio ambiente y la sostenibilidad parecen no ser suficientes para que se gane en conciencia.

 

Mucho se habla en los medios de las materias primas renovables, las que no son más que materiales biológicos como productos de base para la producción de materias con características similares a las procedentes de la industria petroquímica.

 

Y son aquellas que pueden regenerarse desde el punto de vista temporal útil para la humanidad y cuyas ventajas son la reducción de emisiones contaminantes (CO2, NOx, SO2) a la atmósfera y la contribución a la sostenibilidad: capacidad de mantener el desarrollo de la calidad de vida sin comprometer el de nuestros descendientes.

 

Cuba por su parte desempeña una buena labor en este sentido y respeta y cumple los 12 Principios de la Química Verde:

 

1. Evitar los residuos (insumos no empleados, fluidos reactivos gastados).

 

2. Maximizar la incorporación de todos los materiales del proceso en el producto acabado.

 

3. Usar y generar substancias que posean poca o ninguna toxicidad.

 

4. Preservar la eficacia funcional, mientras se reduce la toxicidad.

 

5. Minimizar las sustancias auxiliares (por ejemplo disolventes, agentes de separación).

 

6. Minimizar los insumos de energía (procesos a presión y temperatura ambiental).

 

7. Preferir materiales renovables frente a los no renovables.

 

8. Evitar derivaciones innecesarias (por ejemplo grupos de bloqueo, pasos de protección y desprotección).

 

9. Preferir reactivos catalíticos frente reactivos estequiométricos.

 

10. Diseñar los productos para su descomposición natural tras el uso.

 

11. Vigilancia y control (desde dentro del proceso) para evitar la formación de sustancias peligrosas.

 

12. Seleccionar los procesos y las sustancias para minimizar el potencial de siniestralidad.

 

(Ecoportal.net)

 

Comentarios Facebook