El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció que un grupo dirigido desde Estados Unidos planificó un plan conspirativo para desestabilizar el país y que pretendía tomar este domingo las instalaciones del Cuartel General Gran Mariscal Sucre y el Comando 53 de la Guardia Nacional Bolivariana, en el estado Sucre.

 

Indicó que gracias a labores de inteligencia, se logró desmantelar a estas células de conspiración y que varios de sus miembros han sido capturados.

 

El jefe de Estado señaló que el objetivo era «tratar de generar violencia y decir al mundo que Venezuela está en guerra, y bañar con sangre las navidades del pueblo venezolano».

 

Las declaraciones las ofreció en la XVII Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (Alba-TCP), que se desarrolla en La Habana, Cuba.

 

(AVN)

 

Comentarios Facebook