El dimitido presidente boliviano, Evo Morales, afirmó que había tenido que dejar el cargo debido un «golpe al litio» en su contra liderado por EE.UU.

 

En una entrevista realizada por el canal C5N, en Argentina, donde Morales se encuentra refugiado, afirmó que el «golpe al litio» se relaciona con las políticas que adelantó su Administración con la finalidad de instalar 14 plantas donde se procesaba ese elemento químico para industrializar su explotación.

 

Morales recordó que en su gestión se había convocado una licitación pública internacional en la que se eligieron como socios comerciales a China y Alemania. 

 

«EE.UU. quedó fuera de esta gran industrialización de litio, y como quedó fuera, ahí empezó el problema». «Cuando EE.UU. muerde, no suelta», agregó.

 

Bolivia posee una reserva de 21 millones de toneladas de litio, lo que ubica a ese país andino como el mayor poseedor de este mineral en el mundo.

 

El periodista internacional Alberto Rabilotta destaca que una de las razones principales de la crisis boliviana era el deseo de algunos actores, incluyendo la OEA, de impedir el acercamiento del Gobierno de Morales con el de Alberto Fernández. 

 

(RT)

Comentarios Facebook