El Gobierno de facto de Bolivia confirmó que al menos seis funcionarios de la embajada de España, que estuvieron involucrados en el incidente de la residencia de la embajadora de México en La Paz, salieron del país este sábado en la tarde.

 

El ministro de Gobierno golpista, Arturo Murillo, indicó: “Sí, se están yendo y son seis si no me equivoco”, en un breve declaración reproducida por los medios locales.

 

El anuncio de la salida de personal de la embajada del país europeo se produce cuando el mismo ministro Murillo había solicitado el sábado que solicitará la expulsión de los funcionarios de la legación diplomática española.

 

En la residencia de la embajada de México se encuentran nueve exministros de Evo Morales, dos de ellos, Juan Ramón Quintana y Wilma Alanoca tienen orden de aprehensión.

 

El Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España aclaró que la visita de la encargada de negocios, Cristina Borreguero, a la embajadora de México en Bolivia, fue «exclusivamente de cortesía».

 

Negó que se haya querido facilitar la salida de los exfuncionarios del Gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS), que se encuentran asilados en la residencia mexicana.

 

España adelantó que la  Ministra de Defensa en funciones comparecerá públicamente en el Congreso de los Diputados cuando la investigación haya sido completada y sus resultados analizados.

 

El Ministerio español anunció que enviará un funcionario para investigar la denuncia de Bolivia contra la embajada de España.

 

Un grupo de seis personas llegó a la residencia: la encargada de Negocios de la embajada de España, Cristina Borreguero; el cónsul, Álvaro Fernández; y otros cuatro funcionarios.

 

México ha denunciado el hostigamiento del Gobierno de facto de Jeanine Áñez sobre la residencia oficial en Bolivia, que incluye el uso de drones que sobrevuelan el inmueble para vigilar las actividades en el interior.

 

El sábado por la tarde, la representación diplomática a cargo de la embajadora María Teresa Mercado Pérez denunció vía Twitter el uso de tecnología a control remoto, además de la persistente vigilancia sobre la sede diplomática mexicana por parte de civiles y elementos de la policía boliviana, quienes incluso tomaban fotografías.

 

La legación mexicana en La Paz publicó una serie de imágenes y un video en el que se aprecia el aparato operado a control remoto. 

 

Posteriormente, informó en esa red social que cuerpos de seguridad y civiles continuaban rodeando la residencia que habita Mercado Pérez y donde se encuentran nueve integrantes del depuesto gobierno del presidente legítimo Evo Morales.

 

(Telesur)

Comentarios Facebook