Este domingo 29 de diciembre fue difundido un video donde aparecen los militares desertores identificados como Josué Abraham Hidalgo, Franklin Caldera y Ruso Cárdenas, quienes tendrían el rango de tenientes de la Armada. En el material confiesan que robaron las armas de la nación en el asalto terrorista ocurrido hace una semana en el Batallón 513 de Infantería de Selva, ubicado en la Gran Sabana, estado Bolívar.

 

En el material desmienten al Gobierno venezolano y aseguran que mantienen en su poder —a buen resguardo— todo el arsenal sustraído, el cual está conformado por 120 fusiles de asalto y 9 lanzacohetes, además de municiones, el cual será utilizado “para la protección del pueblo”, dice Hidalgo, mientras lee una hoja donde tiene escrito todo lo que va comunicando.

 

También salvó la imagen de los Gobiernos de Colombia, Perú y Brasil al afirmar que no está involucrados en el alzamiento. Por otra parte, señala que no persiguen producir un “falso positivo”.

 

«Con el objetivo fundamental de cumplir con nuestro deber, amparados en los artículos 333 y 350 de nuestra Constitución, que nos autoriza, en nuestra condición profesional, a hacer uso de la fuerza en tierra venezolana para defender y hacer respetar nuestra carta magna”, dice Josué Hidalgo en el video.

 

Según Hidalgo, el ataque terrorista identificado como “Operación Aurora” no produjo bajas. El saldo del Gobierno venezolano es el de un soldado de la patria muerto.

 

Contrario a otros videos de este tipo como los difundidos por el grupo ultraderechista Soldados de Franela, autores de la Operación Fénix que atentó contra el presidente Maduro el 4 de agosto de 2018, o los responsables de la «Operación David», involucrados en el asalto al fuerte Paramacay en agosto de 2017, los autores de este material aseguran que fue grabado en territorio venezolano.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook