La Oficina de Control de Bienes Extranjeros gringa levantó la sanción que había impuesto sobre la Liga Profesional de Beisbol Venezolano, y habilitó la licencia para que los jugadores pertenecientes a las Grandes Ligas puedan jugar en seis de los equipos venezolanos. 

 

Sin embargo, Navegantes del Magallanes y Tigres de Aragua siguen bajo investigación. Según explicaron, es por el origen de estas organizaciones. En estos casos, ambas son Fundaciones y no Compañías Anónimas, por lo que deben ser investigados a fondo los orígenes de sus ingresos y recursos. 

 

El presidente de la LVBP, Giuseppe Palmisario, se pronunció y calificó de injusta la medida aún ejercida sobre los dos equipos antes mencionados, pues «Aragua y Magallanes no son regidos por entes gubernamentales». 

 

Recordemos que las sanciones, provenientes del Departamento del Tesoro gringo, responden a un ataque directo al gobierno de Nicolás Maduro, ya que Trump impuso la norma de cortar relación con todo aquel ente que tuviese negocios o contacto con el gobierno venezolano. 

 

Lo que creyeron se convertiría en una decepción para el pueblo venezolano, afecto a la tradición beisbolística, resultó siendo el surgimiento de  una nueva ola de peloteros criollos que durante el inicio de la temporada representaron a los 8 equipos de la liga nacional. 

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook