hisopos-c.jpg

Los hisopos muchas veces dan cierto alivio al retirar el exceso de cera acumulada en los oídos, pero usarlo con mucha frecuencia podría poner en riesgo tu salud.

 

Estos son los riesgos del uso excesivo de los hisopos:

 

1. Retirar toda la cerilla o cera no es beneficioso para el conducto auditivo, ya que esta ayuda a que el oído no esté muy seco, lo lubrica y lo limpia, incluyendo la protección en contra de bacterias, hongos y pequeños insectos.

 

2. En su interior el conducto auditivo posee piel bastante delicada, que puede ser raspada por el hisopo creando una posibilidad de infección. Además de ocasionar que la cerilla se vaya acumulando en el conducto auditivo empujándola al interior de éste y formando un muro en sitios en los que es difícil llegar a ellos para removerlos.

 

3. Utilizar los hisopos demasiado adentro de los conductos auditivos daña las delicadas estructuras del oído medio e interno pudiendo ocasionar pérdida permanente de la audición, sangrado y enrojecimiento, publica el portal web A tu salud medios.

 

(Panorama)

Comentarios Facebook