cuadro22.jpg

Este lunes 7 se disputará en el Camp Nou la Copa Joan Gamper, evento con el que tradicionalmente el Barcelona presenta su planilla para la nueva temporada. Para esta ocasión, los catalanes han elegido disputar este amistoso con el equipo Chapecoense de Brasil, en homenaje por los fallecidos durante el accidente aéreo ocurrido en noviembre de 2016.

 

Una de las particularidades de este encuentro será la presencia en el campo de Alan Ruschel, uno de los tres futbolistas sobrevivientes de la tragedia ocurrida en Medellín, Colombia y que enlutó al fútbol mundial.

 

Este será su primer partido tras el accidente. «Jugaré por los que me ayudaron, por los que perdí, por mis amigos y mi familia», escribió el defensa, que esta tarde será el capitán de la oncena brasileña, en un emotivo mensaje a través de su cuenta en Instagram.

 

Ruschel volvió a nacer el 28 de noviembre de 2016, cuando salvó su vida milagrosamente en el accidente del avión que trasladaba al plantel de Chapecoense a disputar la final de la Copa Sudamericana.

 

Los otros dos jugadores sobrevivientes, el central Hélio Neto y el arquero Jackson Follman, se encuentran en tierras catalanas pero no saltarán al terreno de juego a disputar el partido.

 

Por primera vez en un juego del Barcelona las miradas no se centrarán en Lionel Messi, quien cederá su habitual protagonismo a Ruschel, en un acto donde además de homenajear a los que ya no están, será un momento para celebrar la vida.

 

Tras la tragedia, el Barcelona se comunicó con la directiva del Chapecoense y en un gesto de solidaridad invitó al club brasileño a disputar este amistoso, además, hizo un donativo de 250 mil euros para apoyar la renovación del equipo.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook