El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, le “refrescó” al Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia el artículo 41 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, el cual sostiene que los diplomáticos deben “respetar las leyes y reglamentos del Estado receptor”. Además de “no inmiscuirse en los asuntos internos de ese Estado”.

 

Esto a propósito de la conducta asumida por el embajador de Francia acreditado en Caracas durante la llegada del diputado opositor, Juan Guaidó, al país el pasado 11 de febrero.

 

“La conducta de su embajador en Caracas contraviene recurrentemente la Convención. No valen pretextos, ni explicaciones absurdas.”, tuiteó Arreaza.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook