El expresidente de Bolivia, Evo Morales, fue propuesto para el Premio Nobel de la Paz por el ganador de esa distinción en 1980, el argentino Adolfo Pérez Esquivel.

 

De acuerdo con una publicación en su página oficial, el activista argentino tomo la decisión porque el exmandatario «encabezó un proceso plurinacional, revolucionario y no violento, que marcó un antes y un después en la vida de los bolivianos y las bolivianas”.

 

Agregó que el modelo de país con igualdad, justicia social y soberanía que lideró Evo “debe ser reconocido internacionalmente”.

 

Asimismo dijo que el exmandatario también es un símbolo de resistencia contra la nueva Operación Cóndor que pretende proscribir partidos políticos y candidatos que logran alta intención de voto por sus políticas soberanas en favor de los pueblos

 

“La democracia está en riesgo en nuestra región y no podemos estar en silencio. No podemos permitir la dictadura cívico-militar boliviana con su odio racial, ni la acción golpista de la OEA en manos de Luis Almagro”, aseveró.

 

“Queremos elecciones libres y transparentes en Bolivia, el fin del exilio forzado de Evo Morales, y el reconocimiento internacional a este pueblo plurinacional por su exitoso modelo social de Paz y no violencia”, concluyó.

 

(teleSUR)

Comentarios Facebook