La venezolana Andrea Tovar y sus dos hijos menores de edad, desde hace 12 meses residen en Pekín, China; ella relató a un diario local que cumple con las normas para evitar contagiarse del coronavirus y además sale poco a la calle donde hay mayor vulnerabilidad.

 

Cuenta la criolla que en las calles «la mayoría de las caras que se ven están cubiertas con tapabocas» y que no le es indiferente la alerta sanitaria en el país asiático, sobre todo en Pekín, donde ya han reportado un muerto.

 

Este 3 de febrero, China culminó la construcción récord de un hospital de mil camas para tratar a las víctimas del virus que ha causado 362 muertes y más de 17 mil infecciones en el país y en el extranjero, según las últimas cifras oficiales divulgadas este lunes.

 

Los coronavirus son un grupo extenso de virus comunes conformados por ARN y una envoltura viral. Las autoridades asiáticas hacen lo posible para controlarlo, tras la realización de centros de salud y la vacuna que están creando y está pronto por salir.

 

Cabe resaltar, que ante la alerta sanitaria en China medios internacionales de manera inescrupulosa, han jugado a incrementar el miedo y la zozobra entre la colectividad, al publicar reportajes amarillistas.

 

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook