De acuerdo con el testimonio ofrecido por Rubén Darío Fernández Figuera a las autoridades venezolanas, Robert Colina Ibarra -desertor del Ejército venezolano conocido con el sobrenombre de “Pantera”- era el líder de un campamento paramilitar en el que se preparaba a mercenarios para incursionar irregularmente al territorio de la República Bolivariana de Venezuela, distribuir armas, sembrar el terror y asesinar selectivamente a altos personeros del gobierno.

 

Este testimonio fue mostrado al país por el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez este miércoles, durante una alocución televisiva. 

 

Según lo expuesto por el también Vicepresidente de Información, Turismo y Cultura, para la preparación de la acción armada, se establecieron tres campamentos paramilitares que contaron con el entrenamiento de tres agentes estadounidenses, cuyos alias son “el agente Jordan, el agente Luke y el agente Aro”. 

 

Asimismo, “el jefe del primer grupo, del primer campamento, es Juvenal Sequea Torres, solicitado por los hechos golpistas del 30 de abril; el jefe del segundo grupo es un desertor llamado Félix Adonai Mata Sanguinetti, que, a su vez, tiene un subalterno, denominado José Manuel Ramos López, alias ‘Loco-loco’. Y el jefe del tercer campamento, al que pertenecía Fernández Figuera, es un desertor llamado Robert Colina Ibarra, alias ‘Pantera’ ”, detalló Rodríguez.

 

Además, insistió en que las acciones de estos “perpetradores de hechos violentos” contaban con “el aval, el auspicio y el patrocinio de Iván Duque”.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook