El Coronavirus se perfila cada vez más como un escenario para la confrontación de los modelos políticos y económicos: mientras la humanidad lucha por detener la pandemia, los gobernantes de la derecha dicen que su prioridad es salvar la economía para proteger los empleos. Ante ese falso dilema, el filósofo y comunicador Miguel Ángel Pérez Pirela se pregunta si es que acaso existen puestos de trabajo para personas muertas.

 

El crudo planteamiento lo hizo durante una nueva emisión especial de su programa Desde Donde Sea, que se transmite por plataformas digitales.

 

Al iniciar el análisis de un nuevo día de batalla frente al virus, dijo que el 25 de marzo encontró al mundo con uno de cada tres seres humanos confinados en cuarentena, es decir, alrededor de 2 mil 600 millones de personas, lo que habla del impacto que está causando la pandemia del Coronavirus a escala planetaria.

 

“En medio de muchas informaciones preocupantes, como el crecimiento exponencial en varios países de Europa y América, se conoció la noticia esperanzadora de que en el 8 de abril, Wuhan, el lugar de China donde estalló inicialmente la epidemia, levantará la medida de cuarentena, vigente desde el 23 de enero. “Lo harán después de diez semanas de disciplinado aislamiento y demostrarán que si es posible vencer al Coronavirus, con medidas responsables y oportunas”.

 

La discusión en países como Estados Unidos o Reino Unido es que decretar la cuarentena significa dejar de producir. Eso llevó, por ejemplo, a uno de los últimos juegos que se realizaron de la Champion League, que según los infectólogos fue una bomba nuclear en términos de viralización.

 

Una persona de la audiencia señaló que respecto a este tipo de enfoques, en Reino Unido las autoridades han llegado a decir que es mejor contagiarse para luego tener inmunidad.

 

Cifras actualizadas (noche del 25 de marzo)

 

Tal como lo ha hecho en los días previos, Pérez Pirela mostró las cifras disponibles en la web la Johns Hopkings University sobre la situación general y respecto alos países latinoamericanos más afectados:

 

Contagiados a escala mundial: 466 mil 955 personas

  • Fallecidos en todo el planeta: 21 mil 162 personas
  • En cuarentena: 2 mil 800 millones de personas
  • Brasil: 2433 casos, 57 fallecidos
  • Ecuador: 1773 casos, 28 fallecidos
  • Chile: 1142 casos, 3 fallecidos
  • Perú: 480 casos, 9 fallecidos
  • Colombia: 470 casos, 4 fallecidos
  • Panamá, 443 casos, 8 fallecidos

 

Comentó que Colombia ingresó en este día al Top 6 del Covid-19 entre los latinoamericanos y ello ocurre en un contexto interno muy complicado, en el que ha habido saqueos y motines en las cárceles con muertos y heridos.

 

Sobre lo que ocurre en los países vecinos, también dijo que el ministro de Salud de Perú ha dado declaraciones que evidencian una política sanitaria prácticamente entregada a los avatares de la pandemia: Tarde o temprano, todos nos vamos a infectar, sentenció el funcionario.

 

“Brasil sigue siendo el país con más casos en América Latina, pero su presidente, Jair Bolsonaro, ha calificado al Coranovirus como ‘un refriadito’. Sigue sin ordenar medidas duras y hasta ha dicho que los gobernadores y alcaldes que han aplicado alguna disposición restrictiva son criminales porque están destruyendo empleos. Ponen a trabajar a la gente aunque al entrar en contacto en las calles puedan contagiarse y contagiar luego a sus familiares. No quieren mirarse en el espejo de Italia y España, que ya superaron en número de muertos a China. ¿Cuidan los empleos para quiénes, para muertos?”, enfatizó el también director de LaIguana.TV.

 

Macabro juego opositor

 

Hubo numerosos mensajes de venezolanos que se encuentran en diversos países (entre ellos Perú, Colombia y República Dominicana), quienes desean retornar al país y claman por nuevos vuelos del programa Vuelta a la Patria. Pérez Pirela repitió que cuando retornen todos serán bienvenidos e insistió en explicar que los vuelos de la aerolínea bandera Conviasa no pueden realizarse por las sanciones que “logró” el diputado Juan Guaidó en su gira por Estados Unidos y Europa. También dejó claro que los gobiernos de varios de los países donde se encuentran los connacionales no reconocen a Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuela, de modo que el gobierno legítimo no puede hacer nada. “Los supuestos embajadores que tiene Guaidó en esos países, que son reconocidos como tales por esos gobiernos, deberían coordinar el retorno de los venezolanos, pero no pueden hacerlo porque no son en realidad embajadores. Lamento decir que no veo cómo se les puede ayudar en estas circunstancias”.

 

Deploró también la situación que viven los venezolanos varados en República Dominicana. “Me entristece mucho este juego macabro creado por la oposición, por gente como Guaidó, Julio Borges, María Corina Machado o Miguel Pizarro. Ellos estimularon a los venezolanos a irse del país, los aplaudieron cuando se fueron. Ahora, cuando están sufriendo en esos países, nadie responde por ellos. Los políticos y los periodistas que impulsaron la migración están aquí, bien resguardados en sus casas, en cuarentena, mientras los venezolanos que se fueron pasan necesidades y corren riesgos en el exterior”.

 

De todos modos, recalcó la invitación a que retornen tan pronto sea posible. “Vénganse, aquí los vamos a proteger. Este no es un momento de politiquería barata, sino un momento de altura y de unión nacional”.

 

Enfermedad de arriba hacia abajo

 

Una de las informaciones del día fue que el príncipe Carlos de Inglaterra dio positivo en el despistaje de Covid-19. “Tuvo que quedarse no en su casa, sino en su castillo –ironizó-. Este virus no ha sido como otros, que atacan de abajo pa’ arriba, sino que lo hace de arriba pa’ abajo, en términos socioeconómicos. En sus primeros momentos tocó a políticos, jugadores de la FIFA y de la NBA, príncipes y artistas de Hollywood. Yo me pregunto: ¿si hubiese sucedido en África, como tantas otras enfermedades, se le habría prestado tanta atención? En este caso, el virus afectó a aeropuertos, bolsas de grandes capitales, ligas deportivas profesionales: otra señal de que estamos ante un cambio de época”.

 

Destacó la postura asumida por algunos personajes, como es el caso de Bill Gates, quien pronosticó hace tiempo, en una conferencia, lo que iba a ocurrir. En este caso ha sido una voz consciente. Dijo que es necesario parar a EEUU (poner a la gente en cuarentena) en lugar de pretender que se sigan haciendo negocios mientras se ignora la pila de cadáveres en las esquinas.

 

“Donald Trump le respondió directamente. Dijo que EEUU no fue creado para ser cerrado. Es decir, que allá no van a proteger a la población porque a él no le da la gana. Tienen 65 mil 285 infectados, pero son muy pocas las medidas tomadas para cuidar la vida de la gente. En cambio, acaban de acordar, con los votos de republicanos y demócratas, un plan de rescate de la economía por 2 billones de dólares, lo que de inmediato reanimó las bolsas en europeas y asiáticas. Solo la de Tokio se elevó 8%. Es evidente que la clase gobernante de EEUU pone por delante el capital y por detrás la vida y la salud de las personas”.

 

El mandatario estadounidense dijo que para el domingo de Resurrección (12 de abril), ya EEUU habrá superado la crisis del Coronavirus, pero fue apenas el martes 24 cuando se tomaron medidas de confinamiento en Miami. Esto es de una irresponsabilidad sin precedentes.

 

La irresponsabilidad de Guaidó

 

En el plano nacional, el tema en el que hizo mayor énfasis fue en las declaraciones que dio el diputado Guaidó al periodista Sergio Novelli, en las que reconoció que la cifra de más de 200 contagiados, que dio días atrás a un medio de Miami, carece por completo de fuentes verificables.

 

“Nosotros nos preguntábamos de dónde sacaba ese número. Sergio Novelli se lo preguntó esta mañana y Guaidó empezó a gaguear antes de explicar que tiene tres fuentes: una supuesta encuesta de convivencia (sin explicar ningún elemento técnico de ese sondeo); los datos que le pasan desde dentro de los ministerios; y los análisis del observatorio de su equipo de asesores. Como venezolano estoy obligado a denunciar esta gran irresponsabilidad. Este irresponsable le dice a los venezolanos (chavistas, independientes y opositores) que la fuente de sus cifras son una encuesta de convivencia, balbucea que la dictadura también es un virus; dice que se basa en unos chismes que le pasaron unos amigos y en los estudios de un equipo que nadie conoce. Esto es de una irresponsabilidad que atenta contra los derechos humanos”.

 

Indicó que la respuesta fue tan poco seria que el mismo Novelli, opositor furibundo que se dirigía al entrevistado como “presidente”, no sabía cómo hacer para que no quedara tan mal parado. “Además, era muy difícil hablar de ese tema porque Novelli está en Miami, donde la situación es horrible”.

 

Puso al aire una parte de la entrevista en la que Guaidó, tras reconocer la debilidad de sus fuentes, tiene el desparpajo de decir que maneja unas cifras aún más graves, pero que no quiere darlas “por responsabilidad”.

 

Afirmó que una información tan mal sustentada no solo no debería darla alguien que se presenta como presidente encargado del país, sino que tampoco debería manejarla públicamente un diputado, sobre todo si con ellas pretende oponerse a la data oficial del gobierno venezolano, que tiene el aval de la Organización Mundial de la Salud.

 

Acotó que en la entrevista, el periodista Novelli tuvo un desliz porque estuvo a punto de decir “el presidente Nicolás Maduro”, pero rectificó y dijo “el señor Nicolás Maduro”.

 

El aspecto clave de esa conversación es que Guaidó reconoce que las cifras no son tan precisas como deberían. “Si están basadas en chismes que te dan desde un ministerio, ¿qué precisión pueden tener, muchacho?”, preguntó.

 

Para cerrar el punto, Pérez Pirela señaló que en la entrevista fue nuevamente evidente que Guaidó se encuentra en su casa y, además, daba la impresión de haberse levantado pocos minutos antes. ¡Qué vergüenza!”.

 

Datos nacionales

 

De manera simultánea al programa se realizó la cadena nacional con el parte de la epidemia. La vicepresidenta Delcy Rodríguez informó que se elevó a 106 el número de personas contagiadas, al sumarse 15 más (5 en Miranda, 4 en Aragua, 2 en Caracas, 2 en Zulia, 1 en Bolívar y 1 en Los Roques). Del total general, 15 personas ya se han recuperado. La funcionaria también informó que 39 mil 752 personas han sido visitadas por los equipos médicos, basándose en la información recibida a través del Sistema Patria. Hasta el momento se han realizado unos 1 mil 800 test de despistaje.

 

El caso mexicano

 

En el programa anterior, Pérez Pirela había anunciado que junto a su equipo de Producción, investigaría el caso de México, país que no ha tomado medidas restrictivas estrictas de la movilidad de la población y, sin embargo, registra resultados bastante positivos. “Nos preguntamos si era que López Obrador se había vuelto loco. Encontramos que México tiene la salud descentralizada desde 1983, de modo que cada región es autónoma en ese campo. El gobierno federal de López Obrador solo ha tomado algunas medidas básicas, como suspensión de clases, limitación de desplazamientos entre estados y recomendaciones de higiene. Hay una polémica sobre si esa autonomía debe mantenerse en vigencia durante situaciones de emergencia, pero lo cierto es que Ciudad de México, Jalisco y Nuevo León, por ejemplo, han tomado sus propias medidas fuertes para evitar contagio. Recordemos que solo Ciudad de México tiene 8,9 millones de habitantes, es decir, más que Nueva York, donde, por cierto, ya hay más de 17 mil contagiados y 200 muertos”.

 

En conclusión, en México sí están tomando acciones y la OMS respalda la política sanitaria de López Obrador, aunque llama la atención que el presidente mexicano se haya mantenido en actividades públicas, dándole la mano a la gente. “Veremos qué pasa dentro de unas semanas, y lo digo sin intención irónica”, expresó Pérez Pirela.

 

Una usuaria le reclamó porque no fue tan duro con López Obrador como ha sido con Bolsonaro y Trump. Aclaró que no le ha dado apoyo, sino que habló de las peculiaridades del modelo mexicano que, por el resultado, pareciera ser exitoso. “Nadie se las sabe todas”.

 

Se refirió al caso de Francia, que estudia extender la cuarentena por seis semanas. Esto es significativo porque Francia es un país donde se preocupan de verdad por perder días y hasta horas de trabajo en condiciones normales. “Debido a eso no tomaron las medidas oportunamente y ahora les va peor, tienen una economía por el suelo”.

 

Mencionó el caso de una diputada húngara al Parlamento Europeo, que siempre utiliza su posición para atacar al gobierno de su país, pero en las actuales circunstancias se puso a la orden para trabajar como médica. “Es cuestión de tener altura, seriedad, sensatez, profundidad en el ejercicio de la política. Por moral, por humanidad, Guaidó y sus suspuestos embajadores deben parar de engañar a la gente. Son muchos los que están esperando que ellos los ayuden. El presidente Nicolás Maduro dijo estar dispuesto a repatriarlos, pero Trump se niega”.

 

A lo largo del espacio también recibió mensajes de personas que se encuentran en ciudades como Bogotá, Nueva York y Santiago de Chile, con comentarios bastante angustiosos sobre la situación en esos lugares.

 

Libros

 

En el cierre del programa (que durante la cuarentena se transmite a diario, a las 7 pm, hora venezolana) ofreció nuevamente tres recomendaciones bibliográficas:

 

Opiniones de un payaso, de Heinrich Böll

 

El siglo de las luces, de Alejo Carpentier

 

Las lanzas coloradas, de Arturo Uslar Pietri

 

(LaIguana.TV)

 

 

 

Comentarios Facebook