Confesó que estaba enfermo, solo cuando su esposa empezó a mostrar indicios de coronavirus. Ocurrió en el Strong Memorial Hospital, de Rochester, EE.UU.

 

De acuerdo con el Democrat and Chronicle, a los visitantes de ese centro médico solían preguntarles si había estado cerca de alguien que pudiera tener coronavirus y si su propia salud estaba bien; si contestaban de manera afirmativa, los dejaban pasar.

 

Fue así como el sujeto —de quien no se reveló la identidad— logró visitar a su esposa embarazada, quien presentó síntomas de Covid-19, justo después de dar a luz, indicó el periódico.

 

Ante tal situación, el Strong Memorial Hospital decidió implementar medidas más rigurosas para permitirles la entrada a los pocos visitantes que pueden ingresar, señaló el mismo diario.

 

Una de las modificaciones es que ahora el personal de salud deberá verificar la temperatura corporal de cada visitante antes de que ingrese, reportó el medio y añadió que esto se deberá repetir en caso de que una de estas personas permanezca en el centro médico.

 

Las autoridades no revelaron si al final la madre, el papá o el bebé resultaron contagiados de coronavirus, pues las leyes de privacidad se los prohíbe, concluyó el diario.

 

(Pulzo)

]]>

Comentarios Facebook