La pandemia del nuevo coronavirus ha demostrado claramente que los inflados presupuestos y bases militares por todo el mundo son incapaces de proteger a EE.UU. de peligros reales como el Covid-19 y del calentamiento global, escribe el teniente coronel retirado de la Fuerza Aérea de Estados Unidos William Astore para el semanario The Nation.

 

La pandemia del Covid-19 hundió el mercado de valores y la vida de la gente está «afectada de manera fundamental y aterradora».

 

«Esto es solo el inicio. El cambio climático (recordemos los recientes y masivos incendios forestales de Australia) promete aún más turbulencias, más caos, más enfermedades. El militarismo desenfrenado de EE.UU. y los políticos mentirosos prometen más guerras», escribe el exmilitar estadounidense.

 

Para responder al Covid-19, al cambio climático y a las «asombrosas desigualdades de riqueza» en EE.UU. que, cuando se combinen, causarán «increíbles niveles de sufrimiento innecesario», hace falta que el país reconsidere sus prioridades nacionales.

 

William Astore propone realizar varios drásticos cambios en la política estadounidense.

 

Gasto militar

 

Es el momento de reducir el «masivo y derrochador gasto militar» de EE.UU., opina el autor. Según Astore, nunca tuvo sentido invertir hasta 1,7 billones de dólares en «modernizar» el arsenal nuclear en los próximos 30 años. «¿Por qué se necesitan nuevas armas para exterminar a la humanidad cuando las ‘viejas’ todavía funcionan bien?», se pregunta.

 

Cientos de cazas y bombarderos furtivos no hacen nada para proteger a la gente de las pandemias, los efectos devastadores del cambio climático u otras graves amenazas.

 

Mientras tanto, «se estima que solo el decepcionante caza F-35 de Lockheed Martin costará 1,5 billones de dólares a lo largo de su vida».

 

«Este armamento solo envalentona una política exterior militarista y chovinista que facilitará aún más guerras y problemas de retroceso de todo tipo».

 

Hablando de guerras, el autor también se pregunta si ha llegado finalmente el momento de poner fin a la participación de EE.UU. en Irak y Afganistán.

 

Más de seis billones de dólares ya han sido desperdiciados en esas guerras y más aún en los conflictos eternos de Estados Unidos en Oriente Medio y África, observa el teniente coronel retirado.

 

Huella militar de EE.UU. en el planeta

 

Astore opina que es hora de que Estados Unidos «reduzca drásticamente su huella militar en este planeta».

 

Alrededor de 800 bases militares de EE.UU. en el mundo no tienen precedentes históricos.

 

Reclutamiento

 

El autor propone recuperar el reclutamiento entre los jóvenes pero con unos fines que no sean militares.

 

En particular, enfrentar el Covid-19 o futuras pandemias sería mucho más fácil si hubiera asistentes médicos rápidamente capacitados.

 

Para hacer frente al cambio climático probablemente se necesitarán más jóvenes que luchen contra los incendios forestales.

 

Sin muros

 

Según Astore, la pandemia del nuevo coronavirus ha demostrado también que no tienen sentido los muros ni el nacionalismo, «por no hablar de las políticas que dividen, distraen y mantienen a tantos en el olvido».

 

Nuevos héroes

 

Los héroes no deben ser guerreros que matan ni futbolistas, subraya Astore.

 

Según el exmilitar, los verdaderos héroes son los médicos y las enfermeras, los empleados de supermercados y farmacias que siguen trabajando a pesar del peligro de contraer el coronavirus de los pacientes y los clientes.

 

Cuidar el planeta

 

Finalmente, Astore llama a amar la naturaleza y el planeta.

 

«Si seguimos tratando nuestras tierras, nuestras aguas y nuestros cielos como basureros, nuestros hijos y nietos heredarán tiempos mucho más duros que el momento presente, por muy duro que sea», concluye el autor.

 

(Sputnik)

]]>

Comentarios Facebook