El diseñador brasileño Jadson Santos creó un modelo de indumentaria para que los jugadores no tengan contacto corporal con adversarios ni compañeros.

 

La propuesta consta de un uniforme con casco que protege el cuello y la parte superior del pecho, camiseta de manga larga, guantes, pantalón en vez de pantaloneta y botas hasta la rodilla.

 

Los inconvenientes de estos accesorios tendrían que ver con la movilidad del futbolista, su visión y hasta la forma de cabecear.

 

Sin embargo, no deja de ser una idea curiosa que surge como alternativa para reanudar los campeonatos, suspendidos de manera preventiva para evitar la propagación del coronavirus.

 

En el caso de Colombia, el presidente Iván Duque avisó que por ahora es difícil que fútbol profesional vuelva a tener actividad en el país debido a que tocaría hacerles pruebas de COVID-19 con resultado inmediato a todos los futbolistas antes de cada partido, lo que actualmente no es viable.

 

(Pulzo)

]]>

Comentarios Facebook