La pandemia por el coronavirus ha sorprendido al mundo. Sin embargo, mientras unos gobiernos han priorizado la vida, otros han buscado no dejar morir el capital y ahora agonizan.

 

En un trabajo realizado por el portal Hinterlaces.net titulado: “Coronavirus, una pandemia y dos modelos (Segunda entrega)” se desnuda el quiebre del modelo capitalista que ha sido desbordado por el mortal virus.

 

Ni siquiera sus –considerados- robustos sistemas sanitarios han podido contener la catástrofe. Especialmente, porque naciones como España, Italia, Reino Unido y Estados Unidos han tardado mucho tiempo para tomar las medidas aconsejadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), a la espera de poder “salvar” la economía.

 

La pandemia también ha dejado al descubierto aspectos como que los países capitalistas no conocen de alianzas, cuando se trata de sobrevivir. Ejemplo de ello ha sido el llamado “robo de mascarillas” o la “piratería moderna”.

 

Se lanzaron unos contra otros, casi que a cuchillos, para evitar ser despojados del preciado artículo. Estados Unidos fue acusado de robarle un cargamento a Francia –que ya había sido comprado- en pleno aeropuerto de Shanghái. Además de prohibir la exportación de mascarillas y respiradores N95 –indispensables para pacientes críticos- a países como Canadá y América Latina. Francia también fue acusada de retener un envío de mascarillas que iba para España, Grecia e Italia.

 

En el reportaje también se aborda el fracaso de las políticas aplicadas por los presidentes de Ecuador, Chile, Perú y Brasil para hacerle frente a la pandemia.

 

El caso más lamentable es el de Lenín Moreno (Ecuador), quien se fue a pasar la cuarentena en las Islas Galápagos, y desconoció los reportes sobre las decenas de muertes que estaban ocurriendo en la provincia de Guayos (Guayaquil) donde la gente tuvo que sacar los cadáveres de sus familiares a la calle,  para ser recogidos y llevados a fosas comunes.

 

En Brasil, la pandemia ha puesto en jaque al presidente Jair Bolsonaro, donde 26 de los  27 gobiernos locales han desobedecido sus órdenes de abrir las escuelas y el comercio. Además, el secretario nacional de Vigilancia del Ministerio de Salud de Brasil, Wanderson de Oliveira, renunció al cargo por serias diferencias con el manejo del mandatario respecto al virus.

 

En Colombia, el orgullo llevó al presidente Iván Duque a rechazar la donación de un equipo para la realización de pesquisas donado por el gobierno del presidente Nicolás Maduro. Además, es acusado de maquillar las cifras.

 

Chile también marcha al frente en la toma de medidas desatinadas para enfrentar la crisis.  El presidente Sebastián Piñera y su ministro de Salud, Jaime Mañalich, afirman que no es recomendable que las poblaciones pobres hagan cuarentena porque «son más susceptibles a la violencia intrafamiliar y a generar traumas mentales». En este país además el vocero de salud, cuenta a los muertos por coronavirus en la cifra de pacientes recuperados «porque ya no pueden contagiar».

 

El obtuso de Donald Trump tiene a Estados Unidos liderando las cifras de la pandemia con casi 600 mil contagios y cerca de 26 mil muertes.

 

En la otra cara de la moneda están países como Venezuela que ha sido calificada de manera positiva por la Organización Mundial de la Salud (OMS), debido al manejo “brillante” que ha tenido de la crisis.

 

“El país se ha mantenido en la vanguardia en cuanto a porcentaje más alto de pacientes recuperados y número de pruebas por millón de habitantes en América Latina”, dice el trabajo publicado por Hinterlaces.

 

Otro país que destaca por su solidaridad es Cuba, que hasta el momento ha enviado 20 brigadas médicas a diferentes partes del planeta para ayudar a enfrentar la Covid-19.

 

La pandemia también ha dejado ver aspectos inhumanos como mantener un criminal bloqueo económico a países como Cuba, Irán y Venezuela por parte de EEUU, impidiéndoles poder adquirir insumos y alimentos para atender a sus poblaciones.

 

Otro aspecto de terror mostrado por la pandemia ha sido la profundización de la xenofobia. En el caso de los venezolanos, hay testimonios dolorosos de connacionales que fueron expulsados a la calle, con sus hijos, sin más nada que la ropa que tenían puesta. Es por ello que muchos han decidido regresar por su país, y  ya son miles los que han ingresado por la frontera con Colombia para estar con sus familiares.

 

“Abierta la caja de pandora, la humanidad ya está convencida de que una vez culminen las cuarentenas, el mundo será muy diferente al que conoce. Este panorama asoma pistas sobre el debate acerca del rumbo que definirán los modelos políticos en adelante, para preservar la especie humana”, concluye el citado trabajo.

 

(LaIguana.TV)

]]>

Comentarios Facebook