Una treintena de diputados que viajaban en un autobús el domingo en la noche rumbo a La Paz, para participar en las próximas sesiones de la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia, fueron detenidos por la Policía en el municipio de Montero, en el departamento de Santa Cruz. 

 

El Ministerio de Gobierno de facto explicó en un comunicado que el autobús fue detenido por presuntamente no contar con el «permiso de circulación» correspondiente, necesario durante la cuarentena nacional que rige al país desde el pasado 21 de marzo. 

 

Aunque la cartera ofreció disculpas por la «incomodidad» causada a los parlamentarios, respaldó a las fuerzas de seguridad por exigir permisos de circulación «a todos por igual» y sin «ningún privilegio». 

 

Polémica por elecciones 

 

A pesar de la explicación del Ministerio del Interior de facto, la oposición señaló que detrás de la detención del autobús en donde viajaban 29 diputados santacruceños, la mayoría del Movimiento al Socialismo (MAS), partido de Evo Morales, está el debate pendiente sobre el aplazamiento de las Elecciones Generales de 2020. 

 

El MAS lidera las encuestas a la Presidencia y Vicepresidencia en los comicios, que debían celebrarse el próximo domingo 3 de mayo, y que debido a la cuarentena por el coronavirus fueron pospuestos por el Órgano Electoral Plurinacional (OEP) de Bolivia. 

 

El OEP presentó un el proyecto de Ley 609/2019-2020 que postergaba las Elecciones Generales de 2020 para celebrarse entre el 7 de junio y el 6 de septiembre. El documento sería votado por la Asamblea Legislativa Plurinacional el próximo miércoles 29 de mayo, pero sin la presencia de los legisladores, podría no haber quorum durante las sesiones legislativas de la semana.

 

El mandatario depuesto de Bolivia, Evo Morales, señaló en su cuenta de Twitter que el senador oficialista Óscar Ortiz prometió a los diputados «un vuelo» a cambio de postergar los comicios para el próximo año. 

 

Asimismo, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Choque, acusó al Gobierno de facto de impedir el derecho constitucional de los parlamentarios de asistir a las sesiones de la Asamblea Legislativa Plurinacional. 

 

«Ningún decreto puede estar encima de la Constitución […] Los parlamentarios tenemos el derecho de circular a nivel nacional dentro de todo nuestro territorio nacional», dijo Choque. 

 

Por su parte, la diputada Betty Yañíquez, jefa de la bancada del MAS, cuestionó que el Gobierno de facto de Áñez impidiera a los legisladores cumplir con su «misión parlamentaria». «Pareciera que estuviéramos en una dictadura», acusó.

 

Yañíquez anunció el inicio de un proceso penal contra «aquellas autoridades o personas que hubieran vulnerado estos derechos» de los legisladores, e informó que el MAS solicitará medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

 

Una encuesta de la cadena ATB, publicada en marzo pasado, ubicaba en primer lugar de las preferencias a los candidatos del MAS a la Presidencia y Vicepresidencia —el exministro de Economía Luis Arce y el excanciller David Choquehuanca—, con una intención de voto del 32,6 %; en segundo lugar quedaba la Comunidad Ciudadana (CC) con el 19,2 %, con Carlos Mesa como postulante a la Presidencia y Gustavo Pedraza como candidato a la Vicepresidencia; y en tercer lugar, con el 18,2 % de las preferencias, se situaba la presidenta de facto Jeanine Áñez, quien asumió el poder tras el golpe de Estado a Evo Morales, y su compañero de fórmula Samuel Doria Medina.

 

(RT)

Comentarios Facebook