La crisis sanitaria en Estados Unidos por coronavirus ha alcanzado niveles alarmantes. El testimonio de un paramédico en la ciudad de Nueva York confirma la alta mortalidad del terrible flagelo.

 

Prensa internacional refiere la historia de George Contreras de 30 años, de padres ecuatorianos, quien se desempeña como paramédico en un centro de salud privado. «Nunca había visto morir a tanta gente durante un turno, día a día», dice con asombro y agrega que su ambulancia se ha convertido en escenario de despedidas. 

 

Contreras ofrece datos sobre el colapso del sistema de salud estadounidense al explicar que inicia su turno de 12 horas a las 7 de la noche y que “Usualmente, la ciudad de Nueva York tiene más o menos 4.000 llamadas por día al 911. En estas semanas hemos visto días que han tenido más de 7.200 llamadas por día”.

 

EEUU es actualmente el epicentro de la pandemia gracias a sus políticas sanitarias erradas y tardías. Hasta la fecha se han confirmado 1.007.000 casos y 61.700 decesos.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook