Semanas atrás se difundió un video en el que aparece el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, siendo escoltado en un acto de masas por el presidente de la contratista de mercenarios Silvercup USA, Jordan Goudreau.
 
 
Aquella vez se ve a Goudreau ubicado en una de las escaleras que dan acceso a la tribuna principal donde estaba Trump. Esta vez aparece otra prueba del equipo de escoltas que trabajan para el magnate estadounidense y jefe de la Casa Blanca.
 
 
En las publicaciones de Instagram de la empresa Silvercup, aparece Goudreau junto al equipo de escoltas de Trump sentados en un restaurante de hamburguesas y con un detalle sobre la mesa: la gorra de la campaña de Donald Trump con el mensaje «Make America Great Again» (Hagamos que Estados Unidos vuelva a ser grandioso).
 
 
La frase fue utilizada por Trump como una consigna supremacista que acompañó con discursos xenófobos y antimigrantes, sobre todo dirigidos contra la comunidad latina y árabe, a quienes calificó de vagos, maleantes y terroristas, lo que posteriormente originó una serie de incidentes violentos ejecutados por sus seguidores contra estas comunidades que se creen superiores a los demás.
 
 
También, la mencionada frase es utilizada por Trump para justificar sus acciones contra otros territorios y países, al hacer creer que «hacer que América vuelva a ser grandiosa» es que vuelva a ostentar la supremacía militar que pretende oprimir a otros pueblos bajo el falso argumento de asumirse como policías y justicieros del mundo.
 
 
El pasado domingo, el jefe de Silvercup USA, Jordan Goudreau, confirmó que su empresa de mercenarios había sido contratada por Juan Guaidó, Juan José Rendón, Sergio Vergara y Manuel Relutera para ejecutar acciones sediciosas en Venezuela con la incursión de grupos de asalto armados y entrenados en Colombia.
 
 
Al menos 60 mercenarios fueron entrenados en territorio colombiano, confirmó Goudreau, para realizar estas acciones que decidió develar luego que Guaidó y su entorno no cumplieran con el pago previsto para tal fin, valorado en 212 millones de dólares, de los cuales «no pagó ni un centavo», razón por la que el mercenario estadounidense calificó al Guaidó de traidor y de enriquecerse a costa de la «liberación de Venezuela».
 
 
Durante los intentos de incursión generados por estos grupos de asalto entre el domingo 3 de mayo y el lunes 4 de mayo, fueron capturados otros dos mercenarios estadounidenses, originarios de Texas, y pertenecientes a Silvercup USA quienes también trabajaron como escoltas personales de Trump al ser parte de su cuerpo de seguridad presidencial.
 
 
(LaIguana.TV)
 
[embed]https://www.instagram.com/p/BpozV9jn9dT/?utm_source=ig_web_copy_link[/embed]
]]>

Comentarios Facebook