Tres mercenarios fueron capturados este domingo 10 de mayo en la Colonia Tovar, estado Aragua. Entre ellos se encontraba un primer teniente desertor del Ejército.

 

Su nombre es Jairo Bethelmy y en una entrevista que dio en 2019 a la cadena Telesur explicó cómo, supuestamente, fue engañado junto a otros oficiales para participar en el intento de golpe de Estado del 30 de abril de ese año.

 

Él y sus compañeros, que se encontraban en el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), recibieron la orden de usar su uniforme patriota para recibir unas condecoraciones y «una noticia que les cambiaría la vida». Luego les informaron que debían retirar fusiles en El Helicoide para tomar el penal de Tocorón, porque los privados de libertad saldrían atacar al pueblo. El punto de reunión sería Altamira, pero sus superiores les dijeron que el verdadero objetivo era un golpe de Estado.

 

Esos superiores eran el comandante de la Guardia Nacional Rafael Pablo Soto Manzanares, los hermanos Sequea y el comandante Ilich Sánchez, entre otros.

 

Los hermanos Sequea son los directores del campamento número 1 de Riohacha, instalación para entrenar mercenarios en Colombia. Ocho de estos mercenarios fueron capturados en Chuao estado Aragua, el pasado lunes 4 de mayo por pescadores, Milicia Bolivariana y el Ejército en unión cívico-militar frustrando así la incursión terrorista.

 

Bethelmy cuenta que luego de comunicarse con el mayor general Rodríguez Cabello, fueron trasladados a la Base Aérea La Carlota.

 

«Esto es otro sabotaje de la derecha golpista para que nosotros mismos nos enfrentemos», dijo Bethelmy en aquella oportunidad señalando que era una operación de bandera falsa para el enfrentamiento entre militares.

 

(LaIguana.TV)

]]>

Comentarios Facebook