Venezuela habilitó vuelos humanitarios para el regreso de sus connacionales en el exterior, a través de una nueva fase del plan denominado ‘Plan Vuelta a la Patria’, pero ahora enmarcado en la crisis sanitaria generada por la pandemia del coronavirus.

Venezuela habilitó vuelos humanitarios para el regreso de sus connacionales en el exterior, a través de una nueva fase del plan denominado ‘Plan Vuelta a la Patria’, pero ahora enmarcado en la crisis sanitaria generada por la pandemia del coronavirus.

 

Recientemente, el presidente Nicolás Maduro informó que había dispuesto de una flota de 24 aviones «para que vayan a Chile, Perú, Ecuador, y a donde haya que ir para buscar a los venezolanos y venezolanas, que están huyendo desesperados de esos países por el coronavirus y el ‘corona-hambre'».

 

El viceministro venezolano para América Latina, Rander Peña, explicó a RT que para activar estos vuelos se requirieron «distintas coordinaciones» con los gobiernos de la región y «grandes esfuerzos» por parte de Caracas. 

 

Peña destaca que hasta el momento se han realizado vuelos desde Chile, Cuba, México, Ecuador, Uruguay, Panamá, Martinica, Bonaire y República Dominicana, lo que ha permitido el retorno de 1.148 venezolanos. «Pero, día a día, la cifra se irá incrementando».

 

La mayoría de los ciudadanos que hoy retornan a Venezuela decidieron emigrar ante la coyuntura económica que golpea a su país de origen, y que se agrava a medida que arrecian las sanciones económicas de EE.UU. No obstante, la crisis sanitaria desatada por el coronavirus, aunada a la fragilidad social y económica en la que se mantuvieron por meses, les ha obligado a regresar.

 

Fase 1: Latinoamérica

 

La directora de Relaciones Consulares de Venezuela, Eulalia Tabares, explica a RT que el país está centrándose principalmente en Chile, Ecuador y Perú, «pues son los países con mayor flujo de venezolanos y con situaciones más difíciles».

 

Luego, está planteado «ampliar a Panamá, Argentina y República Dominicana, que también tienen un gran número de compatriotas». «También tenemos venezolanos esperando en México. Todos estos países forman parte de la primera etapa», agregó la funcionaria.

 

La mayoría de estos países de la región a los que emigraron los venezolanos pertenecen al denominado Grupo de Lima, espacio que ha presionado la salida de Maduro del poder y que se ha apegado al plan del opositor Juan Guaidó, a quien reconocen como «presidente encargado» de Venezuela y de quien esperaban, según un comunicado del pasado abril, que tomara «decisiones fundamentales para garantizar la atención de la emergencia, la mitigación de la pandemia, la asistencia humanitaria internacional y la ayuda financiera internacional».

 

Según el viceministro Peña, estos retornos «son solicitudes de los mismos venezolanos», en vista de que se encuentran «en medio de una condición dolorosa de vulnerabilidad, producto de un esquema de desprotección social al extranjero» que, además, los convierte en víctimas de «racismo, discriminación y xenofobia».

 

En Perú, principal auspiciante del Grupo de Lima —puesto que en su capital se dio inicio a esta agrupación—, los mismos migrantes se organizaron y pidieron los vuelos, al tiempo que hicieron presión al Gobierno local para que permitiera la entrada de los aviones procedentes de Venezuela para poder retornar.

 

«Solicitamos respetuosamente al Gobierno Bolivariano de Venezuela, a cargo del presidente Nicolás Maduro, realicen las coordinaciones con el Gobierno peruano para nuestra repatriación a través de vuelos humanitarios de Conviasa. Tenemos dos meses sin empleo. No hay para comer«, escribieron en la cuenta que abrieron en Twitter.

 

Estos migrantes denunciaron varios atropellos, como desalojos de las viviendas que arrendaban, despidos de sus empleos y la imposibilidad de dedicarse a cualquier labor.

 

En este país, además, ocurrió una desgracia, según informó el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, el pasado 1 de mayo. Varios venezolanos que se encontraban en la carretera Panamericana, en la localidad de Barranca, al norte de Perú, cuando caminaban en su intento por retornar a su tierra, fueron atropellados por un camión cisterna. La Embajada de Caracas en Lima detalló que tres ciudadanos murieron y cinco resultaron heridos.

 

En Ecuador, por su parte, muchos caminaron hasta la frontera norte, para intentar pasar a Colombia y seguir su camino a Venezuela. En uno de los intentos, el 30 de abril, la Policía colombiana disparó gases lacrimógenos, que los dispersó y los hizo retroceder. Varios días después, estos mismos migrantes fueron atendidos por las autoridades diplomáticas venezolanas y retornados al país en los vuelos de Vuelta a la Patria.

 

Fase 2: Europa

 

La segunda fase, que se hará una vez culminada la primera, corresponde a los migrantes que se encuentran en países de Europa, detalló Tabares.

 

«Hay solicitudes en Madrid, tenemos en Italia y algunos en Portugal. Ellos irían en una segunda etapa», afirmó y agregó que todos los casos serán atendidos «progresivamente».

 

«Hay un buen número de varados en España, son casos más complicados porque son vuelos intercontinentales», manifestó la funcionaria.

 

Protocolo de atención

 

Para minimizar los riesgos potenciales, el gobierno venezolano activó un riguroso protocolo de actuación sanitaria que garantice el cuidado de los connacionales que retornan, pero también de los habitantes que residen en el país. El viceministro explicó que, a través de la aerolínea estatal Conviasa, se envían médicos especialistas a la nación en la que se ha establecido la coordinación.

 

«En ese país, se establece un protocolo para aplicar las pruebas rápidas de descarte y un chequeo general, que nos permite un primer diagnóstico. Inmediatamente, abordan el avión y retornan. En Venezuela, tras la toma de temperatura y desinfección, van a espacios condicionados para el aislamiento social«, dice Peña.

 

Tras unos días de aislamiento, se les realiza una segunda revisión con una prueba PCR, considerada «más exacta». Tras esto, si el venezolano «da negativo, va a seguir la cuarentena en su estado de origen. Si da positivo, pasa a ser hospitalizado». 

 

«Venezuela seguirá retornando a connacionales para que puedan encontrarse con sus seres amados, pero respetando fielmente los protocolos de actuación sanitaria», enfatizó Peña.

 

De igual forma, en las fronteras terrestres entre Venezuela-Colombia y Venezuela-Brasil, cerradas desde mediados de marzo como parte de las medidas para contener el avance del coronavirus, se ven diariamente a centenares de migrantes venezolanos que retornan a su país de origen.

 

Entre los vuelos y los ingresos vía terrestre, han vuelto a Venezuela 37.820 personas, según informó el propio presidente Maduro recientemente. Muchos de los retornados han engrosado la cifra de 455 casos de contagio que tiene este país sudamericano, uno de los que menos infectados tiene y donde se han practicado el mayor número de pruebas para detectar el virus (535.742 hasta el 14 de mayo).

 

(RT)

]]>

Comentarios Facebook