Las duras cifras que reflejan la evolución de la pandemia del coronavirus esconden invariablemente experiencias personales; historias con nombres y apellidos que en ocasiones hablan de miedos, muertes y despedidas. Una de esas historias es la de Salvador Espinosa, un médico de emergencias que pasó 26 días en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) tras contagiarse de covid-19.

 

«El choque surge cuando te despiertan», afirma el médico, que aún respira con ayuda, al hablar de su caso. «Notas que no puedes hablar, porque tienes un tubo en la garganta», añade, reconociendo además que en aquel momento estaba tan desorientado que ni siquiera sabía «cuánto tiempo llevaba allí ni en qué mes estábamos».

 

Espinosa confiesa que, ante «el dolor tan terrible que tenía», hubo alguna noche en la que pensó en «abandonar» su lucha: «Ya casi dejadme que me muera», llegó a formular para sus adentros, reconociendo no obstante que sí sintió miedo ante la posibilidad de fallecer.

 

El doctor se refirió también a la multitud de personas que mueren «aislados, sin que su familia pueda estar cerca», y confiesa haberse estremecido al comprender lo cerca que ha estado de ese destino.

 

Para conocer en toda su extensión el testimonio de este médico que acaba de superar la fase más crítica de su lucha contra el coronavirus, y escuchar su opinión sobre otros temas como las condiciones que ha tenido que afrontar el personal sanitario en la lucha por contener los efectos de la pandemia, les emplazamos a ver completo el video que les ofrecemos.

 

(RT)

]]>

Comentarios Facebook