Arqueólogos chinos descubrieron recientemente en la provincia de Henan, ubicada en China central, un recipiente de bronce en forma de cisne, de 2.000 años de antigüedad, que contiene más de tres litros de un misterioso líquido, informa la agencia de noticias Xinhua.

 

Arqueólogos chinos descubrieron recientemente en la provincia de Henan, ubicada en China central, un recipiente de bronce en forma de cisne, de 2.000 años de antigüedad, que contiene más de tres litros de un misterioso líquido, informa la agencia de noticias Xinhua.

 

Los investigadores hallaron la vasija, de cuello curvo y cabeza de cisne, en una tumba en la ciudad de Sanmenxia. Fue desenterrada junto con otros objetos funerarios, como un casco de bronce y una espada de jade y hierro. La tumba fue encontrada casualmente por trabajadores que realizaban obras en un proyecto de desarrollo urbano en la localidad.

 

Según los investigadores, el recipiente hallado contenía un líquido desconocido de color marrón y con impurezas. Tras especularse que pudo contener alguna especie de bebida alcohólica, una muestra de su contenido fue tomada el pasado 18 de mayo por especialistas de la Facultad de Humanidades de la Academia de Ciencias de la Universidad de China, para ser analizada en Pekín, recoge Daily Mail.

 

Los estudios preliminares señalan, por la forma de la tumba, que esta pudo haber sido construida durante un periodo caótico de finales de la dinastía Qin (221 A.C. a 207 A.C.) o a comienzos de la dinastía Han (202 A.C.-220 D.C.). También se cree que los artículos desenterrados podrían ser de un funcionario de bajo rango.

 

Según el investigador Yan Fei, el recipiente de bronce con cabeza de cisne «es un hallazgo raro» y es la primera vez que se encuentra un artículo de ese tipo en la zona. «Es muy realista, incluyendo su boca y ojos. Realmente muestra cuán hábiles fueron las civilizaciones tempranas en la creación de artículos de bronce», aseguró.

 

En un inicio, los arqueólogos pensaron que su forma era la de un ganso, pero especialistas veterinarios llegaron a la conclusión de que era más probable que se tratara de un cisne, debido a su pico largo. «Se estima que los cisnes pueden haber aparecido en Sanmenxia durante la dinastía Qin o principios de la Han», señaló Zhu Xiaodong, subdirector del Instituto de Arqueología de Sanmenxia.

 

La ciudad de Sanmenxia ha estado recibiendo desde la década de 1980 cisnes que vuelan de Siberia en invierno. Esa localidad solía servir en la antigüedad como una arteria militar y de tráfico, por lo que la zona es rica en reliquias históricas.

(RT)

]]>

Comentarios Facebook