En la edición de Desde Donde Sea transmitida el pasado 25 de mayo, el filósofo y analista, Miguel Ángel Pérez Pirela, hizo un recuento de las mentiras posicionadas por la prensa alineada con la derecha local y continental, para desmerecer el hito histórico que marcó la llegada de los tanqueros iraníes a Venezuela, pese a las amenazas estadounidenses de interrumpir su curso en el Caribe.

A ese respecto, el analista recordó que en vista de que los barcos comenzaron a llegar a buen puerto sin ningún incidente, la misma prensa que antes azuzó al conflicto y se plegó al discurso de los sectores más radicales de Washington, que califican a la República Islámica de Irán como una amenaza, acabó diciendo que Estados Unidos nunca amenazó el arribo de las embarcaciones.

En la edición de Desde Donde Sea transmitida el pasado 25 de mayo, el filósofo y analista, Miguel Ángel Pérez Pirela, hizo un recuento de las mentiras posicionadas por la prensa alineada con la derecha local y continental, para desmerecer el hito histórico que marcó la llegada de los tanqueros iraníes a Venezuela, pese a las amenazas estadounidenses de interrumpir su curso en el Caribe.

A ese respecto, el analista recordó que en vista de que los barcos comenzaron a llegar a buen puerto sin ningún incidente, la misma prensa que antes azuzó al conflicto y se plegó al discurso de los sectores más radicales de Washington, que califican a la República Islámica de Irán como una amenaza, acabó diciendo que Estados Unidos nunca amenazó el arribo de las embarcaciones.

Para ilustrar el discurso mediático que antecedió a la llegada del Fortune –el primero de los tanqueros en surcar aguas venezolanas–, recordó lo que publicara PanamPost el 20 de mayo: «al menos cinco tanqueros iraníes se dirigen al país suramericano para abastecer al régimen de combustible. Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos filtró la posibilidad de tomar medidas para impedir que las embarcaciones lleguen a su destino».

Asimismo, trajo a colación las declaraciones del expresidente de Bolivia, Jorge «Tuto» Quiroga del 24 de mayo, cuando la llegada del Fortune era prácticamente un hecho y él insistía en invocar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) –aprobado por la presunta Asamblea Nacional de Guaidó para amparar invasiones–, bajo el alegato de que los «buques iraníes representan un peligro para la región» y por ello imperaba que los Estados miembro ejecutaran «un cerco por aire, mar y tierra para estrangular las vías irregulares de financiamiento que Maduro estaría utilizando para mantenerse en el poder y enriquecerse».

Empero, esos escenarios no cuajaron. Y Pérez Pirela consideró que no se concretaron porque «los Estados Unidos tienen elecciones el 03 de noviembre», » la IV Flota no hizo nada», «está el precedente Soleimani» y «hay casi 100.000 fallecidos en Estados Unidos en este momento y 1.6 millones de infectados» por la Covid-19.

Pero esta derrota, lejos de aplacar las aguas en la gran prensa, los impulsó a mover nuevamente ficha, esta vez, para desinformar, algo que el experto ilustró a partir de lo que sobre el tema publicaran la Agencia France Press (AFP), PanamPost y el diario El Nacional.

 «-AFP: ‘Los buques iraníes buscan dar aire al régimen chavista, pero no tendrán impacto real sobre la escasez actual de la gasolina’, dijo citando al economista Luis Oliveros, egresado de la Central.

-PanamPost: ‘esto no resuelve el problema de la escasez. Los iraníes cobran en oro un petróleo que no vale nada’. Esto es Asdrúbal Oliveros, otro de sus economistas.

-El Nacional tituló, hoy 25 de mayo: ‘En Venezuela hay mucho oscurantismo sobre cómo se está pagando el cargamento’ –lo que está diciendo Guaidó–. También El Nacional, pero según Toro Hardy (…): ‘Los envíos meten al país en un conflicto ajeno, el que enfrenta desde hace décadas a Teherán y Washington, y el arribo de la flota puede ser interpretado como una muestra de debilidad de Trump'».

Además, precisó que desde el 23 de mayo este medio criollo habría pretendido minimizar la llegada de las embarcaciones iraníes, cuestionando su carga o controvirtiendo la presunta duración de la gasolina transportada.

El fin de estas operaciones mediáticas sería, a su parecer, un intento por «tapar el hito histórico que significa la ruptura del chantaje geoestratégico de los Estados Unidos en su mismísimo Imperio».

(LaIguana.TV)

 

 

Comentarios Facebook