«Feminazi», «Puta» o «Bruja» son algunos de los comentarios que ha recibido J.K Rowling en su cuenta oficial de Twitter. Todo comenzó cuando la escritora hizo mención a un artículo titulado Creando un mundo post-covid-19 más igualitario para la gente que menstrúa, defendiendo que «la gente que menstrúa» tiene un nombre, en alusión a la mujer.

Acusada de dar a entender que solo las mujeres menstrúan, la escritora de la saga Harry Potter fue tildada de «feminista radical que excluye a los trans» (TERF, en inglés) por amparar que el sexo biológico de las personas es real y «no una ilusión». Fue entonces cuando Twitter se llenó de críticas de usuarios y organizaciones, que vieron ese comentario como un acto discriminatorio hacia otras personas que también pueden menstruar, como la gente transgénero o de género no binario, y también hacia las mujeres que, por algún motivo, no tienen la menstruación.

Pero eso no es todo: varias celebridades han alzado la voz en respuesta a los controvertidos tuits. Jonathan Van Ness, uno de los integrantes del programa Queer eye, le ha recordado que tanto las personas transexuales como las personas negras son excluidas diariamente: «Se están muriendo. Estamos luchando por la gente negra y las personas trans y ¿haces esto?», ha escrito el conocido peluquero.

La presentadora Jameela Jamil también ha querido intervenir en la polémica exigiendo a Rowling que done dinero para este colectivo: «Ya que afirmas que apoyas los derechos trans y este es un momento histórico en el que estamos discutiendo globalmente el impacto de la supremacía blanca en las personas negras, por favor comparte parte de tu mega riqueza de 650 millones de dólares con esta organización benéfica, Homeless Black Trans women fund».

Sin embargo, estas celebs no han sido las únicas en enfrentarse a la creadora de la franquicia. Daniel Radcliffe, la estrella de Harry Potter que no tiene presencia pública en las redes sociales, ha escrito una respuesta sincera a los comentarios de Rowling en una publicación de blog para The Trevor Project, una organización sin fines de lucro dedicada a la prevención del suicidio entre los jóvenes LGBTQ+. «Las mujeres transgénero son mujeres. Cualquier declaración en sentido contrario borra la identidad y la dignidad de las personas transgénero y va en contra de todos los consejos dados por las asociaciones profesionales de atención médica que tienen mucha más experiencia en este tema que Jo (Rowling) o yo».

Rowling no ha emitido ninguna disculpa, a pesar de seguir activa en su cuenta de Twitter. Una polémica más que se suma a las meteduras de pata de la escritora, las cuales han hecho que pase de ser una estrella internacional a una figura pública muy controvertida.

 

(elmundo.es)

Comentarios Facebook