Los jugadores de Grandes Ligas decidieron abandonar las negociaciones con las Mayores e indicaron que los dueños de equipos deberían ordenar de forma unilateral que se inaugure la temporada pospuesta por el coronavirus, lo que podría desatar largos litigios y una nueva guerra laboral en el béisbol.

Los peloteros dejaron en manos de la MLB la decisión de la duración de la temporada 2020, así como las fechas para ponerla en marcha, una decisión que tiene decepcionada a la gerencia de la liga.

El paso dado por el sindicato el sábado 13 de junio por la noche podría derivar en una campaña de unos 50 juegos en vez de los 82 propuestos inicialmente por las Mayores y los 162 de los que suele constar la temporada regular.

La Asociación de Jugadores de las Grandes Ligas (Mlbpa por sus siglas en inglés) podría responder interponiendo una queja que sería atendida por el juez de arbitraje Mark Irvings, bajo el argumento de que se adeuda una indemnización millonaria a los agremiados.

“Desafortunadamente, parece que un mayor diálogo con la liga sería inútil”, dijo Tony Clark, líder del sindicato, mediante un comunicado. “Es tiempo de volver al trabajo. Dígannos cuándo y dónde”.

Los peloteros y las Mayores llegaron el 26 de marzo a un acuerdo que contemplaba salarios prorrateados. Ese acuerdo daba al comisionado Rob Manfred el derecho de comenzar la campaña en caso de que no hubiera restricciones a los viajes y que se pudiera jugar con público en parques utilizados normalmente en la temporada regular.

Convocaba a negociaciones de “buena fe” en caso de que se jugara en parques vacíos o neutrales.

Los jugadores insistieron en que no podían aceptar recortes salariales adicionales.

Las Grandes Ligas presentaron tres ofertas económicas, la última el viernes 12-J, y el sindicato hizo un par. Ambas partes siguen muy distanciadas sobre el monto que deben recibir los peloteros.

Originalmente se preveía que los jugadores percibieran un total de 4 mil millones de dólares en salarios. Las mayores han ofrecido 1.270 millones garantizados y aumentar el total a 1.450 millones si se completa la postemporada.

En tanto, los jugadores quieren 2.250 millones.

“Los peloteros quieren jugar. Somos jugadores y es lo que queremos hacer”, dijo Clark. “Desde marzo, la Asociación ha dejado claro que nuestro objetivo principal es jugar lo más que se pueda de la temporada con la mayor seguridad posible. Los peloteros accedieron a miles de millones de dólares en concesiones monetarias como una forma de llegar a ese fin y, ante la repetidas filtraciones a la prensa e informaciones erróneas, hicimos propuestas adicionales para inyectar nuevos ingresos a la industria –propuestas que hubieran beneficiado a los dueños, jugadores, socios de transmisiones y fanáticos por igual. Ahora, es evidente que estos esfuerzos han encontrado oídos sordos”.

Los dueños deben decidir ahora si siguen adelante con un calendario recortado, quizá de 48 o 50 juegos. Una temporada regular de 50 compromisos, con salarios prorrateados, haría que éstos totalizaran 1.230 millones de dólares.

El sindicato podría reclamar en ese caso unos 1.000 millones más intereses como indemnización. El otorgamiento dependería de que el arbitraje concediera la razón a los peloteros.

Decepción

“Estamos decepcionados de que Mlbpa haya elegido no negociar de buena fe sobre la reanudación del juego después de que MLB proporcionó a los jugadores, clubes y nuestros fanáticos una resolución amistosa a una situación muy difícil causada por la pandemia de covid-19”, dijo la gerencia de Grandes Ligas en un comunicado emitido horas después de la decisión de la asociación.

La gerencia de la liga también mencionó que entendía que el acuerdo de pagar los salarios al cien por ciento de los jugadores sería posible si podían jugar con afición en los parques, una situación que de no darse, daría como resultado una negociación distinta pues los equipos no podrían generar el flujo de las entradas.

“Evaluaremos la negativa de la Unión a adherirse a los términos del acuerdo de marzo, y luego de consultar con la propiedad, determinaremos el mejor curso para devolver el béisbol a nuestros fanáticos”, indicó la gerencia de MLB.

(Agencias)

Comentarios Facebook