El pasado lunes 22 de junio, las autoridades estatales de Florida, Estados Unidos, ordenaron el uso obligatorio de tapabocas por un alarmante repunte de casos de covid-19 que superó la cifra de los 100 mil.

El último reporte en esa entidad reveló 2.926 nuevos casos, según reporta EFE, en el marco de la tercera fase de reapertura que las autoridades insisten en mantener a pesar de los números.

Según datos del Departamento de Salud, Florida lleva contabilizados 100.217 casos de coronavirus, de ellos 3.173 decesos.

Falta de coordinación entre autoridades y sector Salud

Personalidades del sector médico son quienes han recomendado el uso de tapabocas y mascarillas y algunos alcaldes quienes las implementaron en sus jurisdicciones, pero el gobernador, Ron DeSantis, rechaza su obligatoriedad.

Por ello, mientras las autoridades siguen empeñadas en que la reapertura de las actividades comerciales del estado siga adelante, los especialistas en salud llaman a la población a protegerse del repunte sin esperar a que el gobernador o los alcaldes tomen medidas.

Por otro lado, la respuesta de las autoridades estadales ante el repunte es insistir en que el aumento de los casos diarios de covid-19 es gracias a que ahora se hacen más pruebas diagnósticas que al principio de la pandemia.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook