El coordinador residente del sistema de la Organización de Naciones Unidas en Venezuela, Peter Grohmann, estuvo haciendo un recorrido por el municipio Gran Sabana del estado Bolívar, territorio vulnerable ante la pandemia por la presencia de comunidades indígenas. 

Durante el último mes han ido en incremento los contagios de venezolanos pertenecientes a la etnia Pemón, quienes fueron infectados en principio por connacionales que viajaron desde Brasil por las trochas ilegales, evadiendo el cordón sanitario.

Las autoridades venezolanas, por instrucciones del Gobierno Nacional, han desplegado cuatro puntos de control fronterizos a este municipio, en los que se aplica el protocolo sanitario a los conductores -casi todos de camiones de carga pesada que transportan alimentos- que ingresan y salen. 

A estas personas, explicó el Gobernador del Estado Bolívar, se le entrega un certificado de salud para poder transitar durante una semana. Al vencerse y pasar por la alcabala, deben repetir el procedimiento sanitario. 

Esta estrategia fue la que se encontró el funcionario de la ONU en su reciente visita al mencionado sector, donde se ha generado una alerta máxima por el descontrol en el manejo de la pandemia que ha tenido el vecino país Brasil y desde donde se permean a Venezuela los efectos de la negligencia del gobierno de Jair Bolsonaro. 

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook