La exrectora del Consejo Nacional Electoral (CNE), Sandra Oblitas, reveló en un fragmento del programa Cara a Cara de LaIguana.TV, que el uno por ciento de las firmas que recogieron para solicitar el referéndum revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, eran chimbas y presentaban irregularidades, por eso el proceso no avanzó en el 2016.

“Cuando se recogió el uno por ciento de las firmas que fueron verificas en una mesa técnica y bajo criterios que no son improvisados, se reveló un conjunto de inconsistencias como por ejemplo firmas por privados de libertad, menores de edad y personas fallecidos”, dijo Oblitas.

La entrevistada del periodista Clodovaldo Hernández explicó además que al comprobarse la irregularidad de las firmas, “los tribunales regionales ante la denuncia expuesta por la contraparte que solicitó el referéndum, exigió la detención del proceso que ya estaba en curso”.  

La exrectora aclaró que el referéndum no se paró por decisión del CNE, sino porque los actores quienes lo solicitaban incumplieron con los preceptos establecidos por la ley para activarlo.

“La primera falta la hizo el promotor quien recogió el 1 por ciento de las firmas del padrón electoral, si este paso se hubiese aprobado se hubiese convocado al pueblo para que recogiera el 20 por ciento del mismo sistema”, explicó la exfuncionaria.  

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook