El ataque con drones lanzado por Estados Unidos en Bagdad (Irak) el pasado 3 de enero que acabó con la vida del influyente general iraní Qassem Soleimani y otras nueve personas representa una violación del derecho internacional, afirmó este lunes la relatora especial de la ONU para las Ejecuciones Extrajudiciales, Agnes Callamard.

«El mayor general Soleimani estaba a cargo de la estrategia y de las acciones militares de Irán en Siria e Irak. Pero al no existir una amenaza inminente real para la vida, el curso de la acción emprendida por Estados Unidos fue ilegal», escribió Callamard en un informe citado por Reuters.

Según la experta, se trata del primer caso conocido en la historia en el que una nación invoca la defensa propia como justificación para lanzar un ataque contra un alto funcionario gubernamental en el territorio de un tercer país. 

Sin embargo, EE.UU. no ha proporcionado pruebas suficientes para demostrar que existiera una amenaza inminente o en curso contra sus intereses nacionales que justificara dicho ataque, agregó.

Según Callamard, que presentará su informe ante el Consejo de Derechos Humanos el próximo jueves, con este ataque el Gobierno estadounidense violó la Carta de las Naciones Unidas, mientras «la comunidad internacional, voluntariamente o no, en gran medida guarda silencio».

¿Cómo murió Soleimani?

El pasado 3 de enero, varios misiles lanzados por un dron impactaron en el aeropuerto internacional de Bagdad, matando a 10 personas, entre ellas el mayor general iraní Qassem Soleimani. Unas horas después, el Pentágono asumió la responsabilidad del ataque y comunicó que «EE.UU. continuará tomando todas las medidas necesarias para proteger a su pueblo y sus intereses en cualquier parte del mundo».

Sin embargo, algunas personas y entidades denunciaron que los datos de inteligencia presentados por la Casa Blanca no demuestan que el general iraní abatido representara una amenaza inminente para EE.UU.

Soleimani era una figura clave en la dirección de las acciones militares del país persa en la región. Estaba al frente de los servicios de inteligencia iraníes y gracias a sus numerosos méritos gozaba de una gran popularidad entre los iraníes.

El presidente de Irán, Hasán Rohaní, prometió que Teherán y otras naciones de la región «vengarían» la muerte «mártir» de Soleimani. El líder supremo de Irán, el ayatolá Alí Hoseiní Jameneí, también proclamó que a «los criminales» que mataron al mayor general les espera una dura venganza.

Por su parte, el canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, calificó el ataque de EE.UU. de «acto de terrorismo internacional» y advirtió de que dicha acción «extremadamente peligrosa» tendrá sus consecuencias para EE.UU.

(RT)

Comentarios Facebook