En su programa Desde Donde Sea, el filósofo y analista Miguel Ángel Pérez Pirela disertó en torno a las decisiones antitrabajadores que ha adoptado el gobierno de Lenín Moreno en Ecuador en medio de la pandemia de Covid-19, entre las que destaca el priorizar el pago de la deuda adquirida con el Fondo Monetario Internacional, al tiempo que recorta empleos y suspende el pago de salarios. 

La pésima gestión de la crisis sanitaria por parte de Moreno –que calificó como «una de las peores» en todo el mundo– ha redundado en un incremento sostenido de las infecciones en Quito, algo que «inquieta» al sistema de funerarias, «ya colapsado», como sucedió entre marzo y abril en Guayaquil. 

Lamentablemente, las similitudes del manejo de la pandemia en ambas urbes se extiende más allá de los servicios funerarios, pues de acuerdo a cifras presentadas por Pérez Pirela, «Quito suma 110 fallecidos extrahospitalarios entre el 04 de abril y el lunes 06 de junio».

Es ese en el contexto en el que Moreno «está priorizando el pago de la deuda externa, en vez de buscar alternativas económicas para mitigar efectos negativos de la pandemia en el sector de los trabajadores ecuatorianos», añadió.

Sin ningún rubor, el gobernante «se jacta por Twitter», posteando afirmaciones que van a contrapelo de las necesidades de la clase trabajadora en Ecuador. En el trino, aseveró que «actuar con decencia trae grandes resultados» e hizo referencia a un acuerdo «con el grupo más importante de tenedores de bonos, que permitirá reducir la deuda en 1.500 millones y bajar el interés de 9,3 a 5,2%, ampliar el plazo por diez años más y cinco años de gracia para pago del capital». 

Como cabía esperar, las lamentables declaraciones de Moreno levantaron una ola de rechazo entre diputados, sindicatos y otros sectores de la población, que no ven con buenos ojos que en medio de «en medio de una pandemia [se] priorice el pago de la deuda externa», a costa de los trabajadores.

El analista aludió a las declaraciones del Frente Unitario de los Trabajadores (FUT) de Ecuador, que «asegura que Moreno gobierna para las altas clases de la nación, desplazando al pueblo trabajador –y opositor a él–, que en este momento se encuentra en situación de miseria». 

Asimismo, comentó que la adversación ha pasado de la palabra a la acción, pues los transportistas de Quito decidieron paralizarse y el sindicato Unión Nacional de Educadores convocó a una marcha en Guayaquil «en rechazo a los despidos de maestros y el atraso en el pago de sus sueldos, en medio de la contingencia sanitaria». «Sí, escucharon bien: en medio de una pandemia, a Lenín Moreno no se le ocurre otra cosa que despedir educadores y atrasarles el pago de su sueldo», agregó. 

Para Pérez Pirela, esta conjunción entre el neoliberalismo y la Covid-19 es lo que explica que en esa nación, más de 100 personas se desplomaran muertas en las calles, que el gobierno optara por despedir a trabajadores y maestros y que pese a la emergencia sanitaria, los afectados decidieran marchar en Guayaquil. 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook