La luchadora y actriz Charlotte Flair vive momentos complicados por culpa de un problema en sus implantes mamarios. La estrella de la WWE e hija del popular exluchador Ric Flair sufrió una intoxicación por silicona después de que uno de sus implantes de pecho se rompiera.

Todo ocurrió en 2018, después de que Flair lograra una victoria en WrestleMania «que marca su carrera», como la propia luchadora aseguró según declaraciones recogidas por TMZ.

La mediática luchadora confesó que se sintió «más enferma que enferma» en la casa de su hermano», por lo que fue al médico: «Nos dice que la causa más probable es una intoxicación por silicona, y que mi implante había estado goteando durante bastante tiempo». Además, reconoció que el suyo «fue uno de los peores casos que el médico había visto»,

Flair solucionó el problema de la intoxicación y regresó al ring, pero sigue sintiendo molestias y volverá a pasar por el quirófano, por lo que estará un tiempo sin pelear. «He decidido someterme a una cirugía estética para solucionar un problema de una cirugía previa», afirmó.

(Agencias)

Comentarios Facebook