El régimen supremacista de los Estados Unidos se encuentra realizando acciones de provocación e incitación a la guerra nuclear en el mar Caribe, sumamente cerca de las aguas territoriales venezolanas, con el argumento de hacer «maniobras de libertad de navegación».

Desde hace varias semanas, la armada estadounidense busca crear un conflicto sin precedentes en la zona de paz caribeña, al tratar de invadir las aguas territoriales venezolanas y provocar una reacción militar poderosa por parte de las Fuerzas Armadas de Venezuela que navegan y custodian la soberanía marítima del país.

Según el Comando Sur de la fuerza militar estadounidense, lo que su buque destructor Pinckney -armado con misiles nuclerares- está realizando, es un ejercicio de «libertad de navegación» que además es «un desafío» al «excesivo» reclamo de derechos marítimos de Venezuela en el mar Caribe, informó el Comando Sur (Southcom) en un comunicado de prensa.

​»Hoy (miércoles 15 de julio), el barco destructor USS Pinckney [DDG 91] de la clase Arleigh Burke, armado con misiles nucleares, desafió el excesivo reclamo de Venezuela en aguas internacionales durante una exitosa operación de libertad de navegación en el mar Caribe», asegura el Comando Sur.

Añadió el referido comando en Twitter que -según ellos- «el régimen ilegítimo de Maduro incorrectamente asegura que tiene jurisdicción sobre 3 millas más allá de las 12 millas que le corresponden por aguas territoriales, una aseveración inconsistente con leyes internacionales».

«Nosotros ejercemos el derecho legal a navegar libremente por aguas internacionales sin aceptar jurisdicciones ilegales», añadió el jefe del Comando Sur, almirante Craig Faller.

Desde 2015 el régimen estadounidense ha venido recrudeciendo sus acciones bélicas y de terror contra Venezuela al aplicar un bloqueo total contra el país y saquear todos sus bienes en el extranjero con el apoyo de la Unión Europea y otros gobiernos cómplices y serviles en Latinoamérica como Colombia.

Así, EEUU busca sacar a la fuerza al gobierno de Nicolás Maduro, electo democráticamente en el año 2018 en los comicios presidenciales que Washington alega desconocer para así justificar sus acciones sediciosas en Venezuela.

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook