La armada de Estados Unidos violó nuevamente la zona marítima de Venezuela, tras el “ingreso furtivo” del buque de guerra estadounidense USS Pinckney a su zona contigua.

Este buque destructor entró en aguas jurisdiccionales venezolanas este miércoles 15 de julio con el objeto de «desafiar el excesivo reclamo de Venezuela en aguas internacionales», según el Comando Sur.

En este sentido, el gobierno del presidente Nicolás Maduro calificó esta acción de «inexcusable acto de provocación» que busca «menoscabar» la «soberanía e integridad territorial».

Este tipo de provocaciones, violatorias del Derecho Marítimo Internacional, se han intensificado este año, en víspera de las elecciones en EEUU y –según expertos- es una estrategia de Donald Trump para atraer el voto latino que garantice su difícil reelección.

En 22 de enero de este año, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, informó que cuatro millones de milicianos venezolanos se encontraban “activados” ante la presencia del barco militar USS Detroit, de la clase «Freedom», el cual se acercó a la costa del estado La Guaira.

Durante los actos del 4 de febrero, el presidente Nicolás Maduro comentó: “Hace unos días un barco de guerra gringo empezó a pasear en la rayita, y los oficiales de la Armada pidieron autorización inmediata para ir a perseguirlo y advertirle que no podía entrar en mar territorial venezolano, y yo a través del Comandante Estratégico Operacional di la orden de tomar todas las medidas para ejercer nuestra soberanía marítima, así se hizo y el barco se fue”.

“El Detroit (…) navegó cerca de las costas de Venezuela y nos proporcionó información de inteligencia”, dijo sobre este hecho el jefe del Comando Sur de la Armada estadounidense, Craig Faller.

El 11 de mayo el Gobierno de Venezuela alertó –nuevamente- sobre la presencia de cuatro buques de guerra de los Estados Unidos navegando en el mar Caribe, cercano al territorio nacional, tras la orden emitida por Trump al Comando Sur en abril de desplegarse por el Caribe.

El reporte sobre la situación naval de la fecha indicó que entre los buques estaban el Uss Detroit Lcs 7, el cual fue visualizado a 100 millas al sur de Jamaica, a unas 500 millas de Paraguaná, estado Falcón. Otro de los buques era el Uss Kansas City Lcs22, y otras dos naves no identificadas.

Por su parte, el 14 de mayo el presidente venezolano calificó como una “provocación” de EEUU la incursión en aguas jurisdiccionales de Venezuela del buque USCG James, el cual navegó cerca del puerto de La Guaira el día 10 de mayo.

«Hace unos días ustedes vieron en la mar de nuestro Caribe cómo una nave imperialista incursora intentó entrar lo más cercano a nuestro mar territorial, una provocación contra Venezuela», manifestó en su momento el mandatario venezolano. «Luego de comunicación radiofónica con el USCG James se le exhorta a cambiar rumbo y salir de nuestras aguas jurisdiccionales, instrucción que fue acatada», señaló la Armada venezolana en un comunicado.

Antes de la incursión ilegal de esta semana del buque USS Pinckey, la más reciente había ocurrido el pasado 23 de junio, cuando el destructor de misiles guiados de la Armada estadounidense USS Nitze navegó en aguas del Caribe, cerca de Venezuela.

En los actos oficiales del 24 de junio el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, calificó esta acción como un “acto de provocación” y aseguró que si el Comando Sur se atrevía a entrar en aguas venezolanas o realizaban operaciones militares en la zona, recibiría una » respuesta digna » de Venezuela. Este buque militar de gringo navegó a 30 millas del norte de las costas venezolanas.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook