Un hecho insólito se registró en la capital zuliana. Dos trabajadores de una funeraria en Maracaibo utilizaron el cadáver de una difunta como salvoconducto por día y medio, para surtir de gasolina el carro fúnebre en varias estaciones de servicio, y lucrarse de esta manera de esa práctica ilegal para conseguir combustible.

Según el parte policial, la occisa identificada como Lita Lozano, madre de dos funcionarios policiales, falleció en el Hospital General del Sur y solicitaron al servicio funerario “La Benefactora” retirar el cuerpo para prepararlo y proceder a sepultarlo de manera inmediata, ante las medidas preventivas implementadas por el Covid-19.

«Los hijos de la señora se trasladaron a la funeraria y no les permitieron la entrada por las medidas que se implementan en la entidad, a pesar que falleció por causa natural, confiados que el cuerpo permanecía allí (…) cuando solicitaron identificar a su deudo, tal sorpresa recibieron que el cadáver de la señora nunca ingresó a la funeraria».

Según el parte policial, José Miguel Roldán Roldán y Willy de Jesús Colina Roldán, cargaban “ruleteando” el cadáver para llegar a las estaciones de servicio, en un carro fúnebre, marca Kia, modelo Carnibal, de color verde y dorado, placas AA221KV, para surtirse de gasolina, con la excusa que debían realizar el traslado del cuerpo.

Una comisión policial del Cuerpo de Policía Bolivariana del estado Zulia (CPBEZ), Maracaibo Oeste, se trasladó hasta el barrio Rey de Reyes, en la capital zuliana, en la residencia de uno de los trabajadores, quien al ser abordado por el dueño del servicio fúnebre, manifestó que tenía el cuerpo en su residencia en el referido lugar, y se determinó que fue “preparado” en la misma vivienda. En el procedimiento quedaron los dos sujetos detenidos y fue recuperado el cadáver.

(Noticia al Minuto)

Comentarios Facebook