Los aliados extranjeros de la camarilla que encabeza el autoproclamado Juan Guaidó no paran de cometer barbaridades en sus países.

Luego del escándalo por la vandalización del monumento a Simón Bolívar en España, a cargo de militantes del ultraderechista partido Vox (gemelo ibérico de Voluntad Popular), surge otro episodio bochornoso, esta vez en Estados Unidos: El congresista republicano por Florida Ted Yoho, profirió un insulto misógino a su colega demócrata por Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, quien, en respuesta, le dio una genuina pela verbal en la Cámara de Representantes.

Yoho, un típico miembro del Tea Party, es un conservador blanco de 65 años, partidario de la reducción de impuestos a los ricos y adversario de cualquier regulación respecto al porte de armas de fuego. También se opone al aborto y a las legislaciones que favorezcan los derechos de la diversidad sexual.

Con tales características no es de extrañar que forme parte de las iniciativas para derrocar al presidente Nicolás Maduro e instaurar un gobierno encabezado por Guaidó, a las órdenes de EEUU.

Yoho y Ocasio-Cortez discreparon en torno a las causas de un aumento en los índices de criminalidad en Nueva York. La legisladora de ascendencia puertorriqueña, de 30 años de edad, expresó que muchos padres de familia que han quedado desempleados debido al terrible manejo de la pandemia en EEUU, incurren forzosamente en el robo y el saqueo para dar de comer a sus hijos. Yoho, partidario de aplicar mano dura a los que atenten contra la propiedad privada, repudió el enfoque de Ocasio-Cortez en el debate y luego, en otra zona del Capitolio, tuvo una discusión con ella, en la que terminó llamándola “maldita puta”.

El congresista ofreció una disculpa a medias en la que negó haber pronunciado esas palabras. La representante de Nueva York alegó que no puede aceptar la disculpa porque sería un mal ejemplo para todas las mujeres y niñas que se tolere ese tipo de conductas en el Congreso de EEUU. «No voy a permitir que mis sobrinas, niñas a las que veo al regresar a casa, ni las víctimas de abuso verbal, vean esta excusa y vean a nuestro Congreso aceptar como legítimo y acepten esto como una disculpa«.

El señor Yoho mencionó que tiene una esposa y dos hijas. Tener una hija no hace que un hombre sea decente –enfatizó-. Yo soy dos años más joven que la hija menor del señor Yoho. Yo también soy la hija de alguien. Afortunadamente, mi padre no está vivo para ver cómo el señor Yoho trató a su hija. Mi madre vio en la televisión la falta de respeto del señor Yoho hacia mí en el piso de esta Cámara de Representantes y estoy aquí porque tengo que mostrarles a mis padres que soy su hija y que no me criaron para aceptar el abuso de los hombres”, manifestó.

Ocasio-Cortez ha sido víctima también de expresiones discriminatorias de Donald Trump, quien el año pasado expresó que ella “debería irse a su casa”, en referencia a su ascendencia boricua.

Como la mayoría de los políticos de Florida, Yoho tiene una actitud de abierta injerencia respecto a Venezuela. En 2019 hizo un viaje a Colombia y Curazao en el que el tema central fue Venezuela. Al retornar declaró que «después de escuchar los testimonios de los refugiados, sigo apoyando al pueblo de Venezuela y al líder de la Asamblea Nacional Juan Guaidó. El pueblo de ese país ya ha sufrido bastante. Los venezolanos se merecen la libertad y la libertad que anhelan desesperadamente y para liberarse del yugo de la dictadura».

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook